Carta al tío de los gestos obscenos.

El sábado pasado me fui a navegar con mis amigas. Que si una ensaladita, que si un poco de música, unos baños, un broncearnos, unas botellitas de cava y unas buenas charlas a cascoporro. Vamos, un gustazo absoluto.

Tras ver la maravillosa puesta de sol de mi isla, iniciamos el retorno a puerto. Nosotras más felices que perdices, con los chakras en orden total, queriéndonos mucho. Más a gusto no se podía estar.

Y en estas que pasa una lancha a toda castaña y el tío que la conduce hace como que se folla al timón mientras nos mira y nos grita. El amiguete de al lado, descojonado perdido.

Yo, que de primeras no reacciono PORQUE NO ME LO PUEDO CREER. De segundas, quiero perseguirlo por los mares, explicarle un par de conceptos y, para qué mentir, arrearle dos hostias con la mano abierta. Me has dejado los chakras hechos un asco, so desgraciado ¿QUIÉN COÑO TE HAS PENSADO QUE ERES?

Desgraciadamente, no encontré al Ecce Homo de las narices, pero confío en que el Universo o lo que sea le hagan llegar estas palabras que le dedico.

Oye, tú, el del bañador negro que el sábado pasado andaba como los locos haciendo gestos obscenos a lo largo y ancho de la Bahía de Sant Antoni de Portmany:

Soy una de las tantas tías a las que mirarías con cara de baboso ese día (y todos los días, supongo), mientras meneabas el culo como un pequinés.

Lo primero que me gustaría contarte es LO QUE ERES:

Eres un machista, un inculto (que no son sinónimos, pero casi), un maleducado, un guarro. Eres TAN primitivo que no sabes que uno debe reprimir sus impulsos si ellos insultan al de enfrente. Eres una persona que hace sentir mal a los que tiene alrededor, y no hablo solo de mujeres, sino de cualquier persona medianamente normal que sabe lo repulsiva que es tu conducta. Formas parte de ese grupo de individuos que, lejos de hacer de este planeta un mundo mejor, lo ensucian y lo mancillan.

Resumiendo: DAS ASCO.

Ahora vamos a LO QUE SOMOS NOSOTRAS las mujeres y los seres humanos en general.

Somos personas libres de andar en bikini, o en pelotas, o como nos salga del mismísimo, sin tener que aguantar a desgraciados como tú que nos gritan barbaridades por la calle, por los mares o en un ascensor. Nosotras somos estos cuerpos sobre los que ni tú ni nadie tiene ningún derecho, mucho menos el de faltarle el respeto, ya sea de palabra o de acción.  Si te gusta lo que ves tienes tres opciones: 1) Cerrar el pico y dejar tus caderas inmóviles, 2) Esperar a que atraquemos y, con suma dulzura, decirnos lo guapas que somos (Aunque juraría que ni reparaste en nuestra tremenda belleza, solo viste unos coños rodeados de carne), o 3) Crear un blog para hablar de nuestras curvas todo lo que te dé la gana, SIN OFENDERNOS, por favor.

Te voy a contar, a continuación, LO QUE NO SE DEBE HACER cuando te cruzas con alguien, sea hombre, mujer o rinoceronte:

No hagas gestos que puedan ofender. Espera, que no creo que conozcas la acepción (o significado) de este término (o palabra).

Según la RAE (que es la Real Academia de la Lengua, por si no lo pillas):

OFENDER

Del lat. offendĕre.

1. tr. Humillar o herir el amor propio o la dignidad de alguien, o ponerlo en evidencia con palabras o con hechos.

2. tr. Ir en contra de lo que se tiene comúnmente por bueno, correcto o agradable. Ofender el olfato, el buen gusto, el sentido común.

3. tr. desus. Hacer daño a alguien físicamente, hiriéndolo o maltratándolo.

4. prnl. Sentirse humillado o herido en el amor propio o la dignidad.

No me grites. JAMÁS.

No creas, ni por un segundo, que puedes expresar tus deseos sexuales (o tus ganas de follar, tus impulsos de chimpancé, tu involución) ante nadie que no haya mostrado interés por ellos. Tu libertad de Neandertal acaba donde empieza la mía.

Básicamente, querido Eslabón Perdido, lo que deberías hacer es: NADA.

Termino esta misiva deseando de todo corazón que te quedes en tu cueva hasta que aprendas a comportarte en sociedad y no volver a encontrarme jamás con uno de tu especie. La cosa está difícil, pero por soñar que no quede.

 

 

¿Te ha gustado? ¡Compártelo con otras majaras!



Carta al tío de los gestos obscenos.

100 gilipolleces que me hacen INMENSAMENTE FELIZ.

Carta al tío de los gestos obscenos.

Hoy va por ti, amada mía.

Newer post

Hay 6 comentarios

  1. Yolanda

    En Asturias a estos personajes los definimos como “babayos”. Que asquete que dan estos mandriles cromañones

  2. NATALIA

    Ole tu mismísimo! jajajajaj me encanta en serio. Mientras lo leía estaba viendo la imagen de una fabulosa (o sea tú) diciéndoselo a el involucionado ese y otras fabulosas aplaudiendo jajajaj
    Compro el último comentario y repito que la ultima imagen es IDEAL!

  3. Carla Mila

    Me encantó la reacción que tuviste. Muy bien.
    Un post que trata el machismo que por supuesto es consecuencia de una falta de educación.
    Gracias por compartir.
    Saludos.

Los comentarios están cerrados.