La Paz Maternal (y otros fenómenos paranormales)

Creo que ya lo he comentado en alguna ocasión: loqui perdida me quedé cuando leí que una famosa afirmaba en una entrevista que a ella la maternidad le aportaba mucha paz. Días más tarde, comentándolo con la mujer de un amigo, me decía que a ella le pasaba lo mismo. Quizás me lo habría zampado con patatas de no ser porque la mujer hacía quince minutos me había comentado que estaba muy delgada porque con los tres niños no tenía tiempo ni de comer ni de dormir. También estaba el detalle de que, mientras hablábamos, uno de sus retoños paseaba por encima de la mesa y la otra le escupía la papilla en todo el jeto. Yo, FLIPANDO.

Vamos a revisar mi querida RAE, que establece que, entre otras cosas, paz significa:

Relación de armonía entre las personas, sin enfrentamientos ni conflictos.
Ausencia de ruido o ajetreo en un lugar o en un momento.
Estado de quien no está perturbado por ningún conflicto o inquietud. 

Sigo flipando. Creo que incluso más después de conocer la palabra a fondo.

Chata, no sé dónde ves tú la armonía, la ausencia de ajetreo o lo de que no estás perturbada. Pero si pareces la novia cadáver, joder.

Durante un tiempo se me olvidó el tema de esa Paz Maternal tan extraña. Vamos, se me olvidó porque yo, que soy madre, no la veo ni la huelo ni ná de ná. Y llegamos a esta semana de mierda. Sí, DE MIERDA.

A las ya de por sí rutinas maternales que a mí, personalmente me matan, se le unen unas notas de mierda por parte de mis retoños y una preciosa conjuntivitis de mi chiquitín el lunes por la mañana. Sí, ese mismo lunes en el que me había levantado a las seis para tener tiempo de hacer deporte porque esta era la semana del cambio, de las buenas costumbres, del ponerme en forma, comer superbien, currar a tope y organizarme como nunca antes. Pues MIS COJONES. Corre a urgencias para que el pediatra te diga que dos días sin cole.

PERO VAMOS A VER. ¿Por un ojo un poco colorado?

“Sí, es que es contagioso.”

Pues el que se lo ha pegado al mío está en clase tan pancho, porque en casa tenemos el blanco de los ojos que parece un anuncio de Ariel. Sanos, SANÍSIMOS.

Dos días metida en casa, y menos mal que soy frilans, que si no, tú dirás qué hago. Me subía por las paredes, por las ventanas, por las lámparas. Hasta que me acordé de La Paz Maternal. Y entonces fue peor. Me cago en La Paz Maternal y en la madre que la parió también a ella.

El niño que, claro, como se encontraba de perlas, no paraba. Que te sientes y estudies. Que tengo sueño. Que te sientes y estudies. Que tengo hambre. Que te sientes y estudies. Que me duele el ojo.

Todo esto intentando currar. Una cosa preciosa.

En un arrebato de “Voy a evadirme porque no puedo con mi vida” cometo el error de cotillear los Instastories de las celebrities y, como Murphy es así de guay, una de ellas, junto a una foto de su nene jugando escribía: “Esta malito y me encanta tenerle en casa”.

Mira, hija, o tú eres de otro planeta o no sé yo. Ah, vale, tu hijo es un santo, tú eres la persona con más energía del mundo o quizás tienes a las cinco niñeras escondiéndose de la cámara. Insisto, ME PARECE COLOSAL, pero no me jodas…

La cosa no queda ahí, NO. Cual es mi sorpresa (o no) cuando al día siguiente me levanto con un sospechoso picor de ojos, voy al baño y AY, LA HOSTIA. Porque de todos es sabido que las enfermedades de los nenes a nosotros nos pillan multiplicadas por mil. Los ojos como huevos duros: hinchados, llenos de lagañas. Un puto desastre.

Pues nada, mi chiquitín, disfrutemos de la Paz Maternal juntitos, y gotita de colirio pa ti, gotita de colirio pa mí.

Nos espera otro precioso día de disfrute hogareño con la cantinela de los deberes, el pipi, el sueño y su tía Rita.

Ya estaba yo medio mentalizada, quizás porque sabía que solo me quedaba un día de fastidio. El pediatra dijo DOS DÍAS y ni uno más.

Y allá que está la criatura comiendo y observo que empieza a rascarse la cabeza de manera desmesurada.

Sí, amiguis: LOS PUTOS PIOJOS ATACAN DE NUEVO.

Coge la liendrera para acordarte, una vez más, de que no sirve para nada y que lo que tienes que hacer es dedicarte a esa actividad tan fina y elegante de despiojar a tu descendencia cual de si un chimpancé se tratara. A la del Instastories supongo que lo de lo piojetes le mola mucho porque así puede tocarle más el pelo a su nene, que eso une que no veas. Y relaja, sobre todo, relaja.

Ahí sí que me vi en el abismo: el pijama, los pelacos, los ojos fuera de las órbitas, el despioje y, obviamente, el picor en mí misma, temiéndome lo peor que ya no sé si es lo peor porque ya he perdido el sentido de las cosas en general.

Y cuando me hallaba asesinando parásitos a diestro y siniestro me vuelvo a acordar de la colega aquella de La Paz Maternal y se me ocurre comentarlo en mis redes.

#MATERNALPEACE, que no sé de dónde sale ni qué pinta tiene.

Ay, que alivio tan grande me entró cuando me contasteis que vosotras tampoco habíais visto jamás a La Paz esa. Porque una ya se cree que es rara cuando no disfruta de las conjuntivitis, los piojos, las peleas entre hermanos y el tener a los chavales en casa liándola parda.

Si es que siempre estáis ahí consolándome.

Tras este cúmulo de despropósitos, y como el Universo siempre está ahí para echarte una mano, hoy mi conjuntivitis y yo hemos tenido que salir de viaje por curro y adivinad: he encontrado La Paz Maternal. Ahora sí que siento la ausencia de conflicto, de ajetreo y la armonía se ha apoderado de mi ser con toda su fuerza a pesar de que llevo trabajando más de diez horas.

Si es que no entendí bien a aquella pobre mujer. Ahora sí tengo clarísimo el significado de Paz Maternal.

Dícese de aquella Paz que disfrutan las madres cuando no hacen cenas, ni ponen lavadoras, ni planchan, ni riñen, ni quitan piojos, ni desarrollan actividades propias de la maternidad. Vamos, cuando no hacen de madre.

Misterio resuelto.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo con otras majaras!



La Paz Maternal (y otros fenómenos paranormales)

Thor Ragnarok (o la peli con más Empotradores de la historia)

La Paz Maternal (y otros fenómenos paranormales)

No follas porque eres muy exigente (y otras frases de mierda)

Newer post

Hay 10 comentarios

  1. Arantza

    Ostras, Sol!! Qué bien le has dao!! (otra vez). Tengo un pollito especialista en traerme del cole virus gástricos, conjuntivitis y otros fantásticos souvenirs. Me lo pega todo. ¿Sabes por qué?. Aunque vayamos de “mierdimadres” como tú dices…acabamos durmiendo con ellos y cuidándolos 24 horas, aunque sea a bronca limpia. Y esa especial habilidad que tienen en ponerse malos-malísimos la semana que tu estás superliada en el curro, tienes dos funerales y tres citas a los especialistas después de seis meses de espera…se llama…Ley de Murphy, esa nunca falla…
    Yo me cago en la paz maternal …directamente..

  2. Tu fan number one

    Ayyyy!!! Que creía que era extraterreste y estaba en un mundo equivocado….pero no!!!ahí estás para una vez más abrirnos los ojos(sin conjuntivitis de momento…)a las grandes verdades del universo que nadie quiere o evita decir(por que somos lo más delante de otros…ascoooo por Dios!!!)
    Identificarme es poco, tu libro un universo entero de verdades como puños, tus entradas de blog….puñales de risas y llantos…tan tú, tan yo…TAN TODAS!!!!
    Gracias, he descubierto en ti, mi yo perdido…

  3. paveliuri

    Gracias Sol por contar historias como ésta, porque hay momentos en que me siento la peor madre del mundo mundial. También empiezo cada semana “la semana del cambio” (ejercicio, comida sana…..), y no sé cómo pero nunca lo cumplo (si no es época de reuniones escolares, alguno se pone malo, o hay recital de la escuela de música o tienen que hacer un proyecto para el cole con colaboración materna/paterna o cualquier otro imprevisto).

    Disfruta del paréntesis de la “Paz materna”, aunque sea trabajando!!!!

  4. Tamar

    VERDADES COMO PUÑOS!! Eso de la paz maternal es un mito!1 yo tengo dos churumeles en casa y siete inutiles mancos en el trabajo que no saben hacer nada solos……………..un cristo!!!
    Por cierto, para os piojos lo mejor de lo mejor es empapar la cabeza con colonia que tenga alcochol y envolverla en una toalla o un gorro de ducha. Mueren y no vuelven (sistema contrastado y efectivo 100%). El truco lo escuchó mi madre en la radio por la época de Elena Francis…………ahí es nada.
    Animo!!
    Besos

  5. Inma Escobar

    Tal cual, Sol! Es una realidad y la que no se reconozca en ella es porque tiene, como bien dices, 4 niñeras, abuelos a mano, niños-estatua o ellas, una fuerza e ímpetus sobrehumanos. El resto luchamos y sobrevivimos como podemos a nuestro día a día, que no es otro que carreras, tareas, trabajo, fiebres, mocos, noches en vela (hace muchos años que no consigo dormir más de 4 horas seguidas y eso jode mucho, muchísimo)…Motivo por el cual, he empezado hace cosa de un par de meses con migrañas, y arrastro cervicalgias desde hace años. Por supuesto, mi mejor comida diaria es el desayuno, porque lo hago en el curro, en PAZ y he vuelto a tener granos por el estrés, como en mi adolescencia. Por ello, me cago diarreicamente en la PAZMATERNAL y en aquellas que presumen de “DISFRUTARLA” y, ya que estamos, hago extensiva mi diarrea (por pura envidia) sobre las que lucen perfectas a diario y machacan a las “mierdimadres” de pura cepa que somos el resto de las mortales. Mi admiración y gratitud plenas, amigui.

Publicar un comentario