Otros cinco tipos de buenorros que también tela.

Amiguis, os vi muy lanzadas con el post anterior y, como yo soy muy de satisfacer las necesidades del mercado, me he visto obligada a lanzarme rauda y veloz sobre el teclado para hablar sobre otros cinco tipos de buenorros que nos molan tanto o más que los anteriormente descritos. Allá vamos:

El listo: pero puntualicemos, es un listo que no va fardando de su inteligencia, ni dando conferencias a todo aquel que se le acerca. Tiene capacidad de análisis y no es solo un portento académico (que también), es observador, perspicaz y, por supuestísimo, tiene un sentido del humor brutal. Porque los listos son rápidos, y el humor precisa de velocidad mental. Como el tío se ha instruído, es abierto de mente, tolerante, no se cierra en banda y escucha todas las opiniones. Y, lo mejor, como es listo de narices, fornica que te mueres. Podía haber empezado por ahí, la verdad…  Para mí, el listo por encima de todos los listos del planeta es, por supuesto, Benedict Cumberbatch. No sé muy bien si es él o sus personajes, pero me da igual. Te amo, Benedict.

El de uniforme: que conste, a mí los uniformes normalitos, los que vemos cada día por la calle me ponen cero, cerísimo, pero, ay queridas, ese traje blanco de Richard Gere en “Oficial y Caballero”, hostiahostiahostia. Lo mismo digo con Tom Cruise y cualquiera de los outfits que lleva en Top Gun (me acabo de dar cuenta, nombrando estas pelis, de que soy MUY MAYOR). Ya poniéndonos más contemporáneas, por favor, Taylor Kinney en “Chicago Fire”.

El malote: sabéis perfectamente de lo que hablo porque el malote nos pone A TODAS. Otra cosa es que olisquees el peligro y salgas por patas. El tío es un tanto bala perdida, pero, no sabes cómo, le encuentras el punto tierno. Y es todo mentira, pero claro, no vas a admitir que te molan los cabrones, así que te autoengañas y, de paso, intentas colársela a tus amigas que asienten mientras piensan que te estás metiendo en la boca del lobo y de qué manera. Y pa malote, Jonathan  Rhys Meyers, que no solo se carga a Scarlett Johansson en “Match Point” , sino que en la vida real las lía pardas, PARDÍSIMAS.

El heterogay: en realidad es gay del todo, pero es que no te lo puedes creer porque no tiene ni una pizca de pluma, es de lo más varonil y, encima, te tontea, el muy cabrón. Sabes que, en algún momento de su pasado, sucumbió a los encantos de un chirri, y eso te llena de esperanza. Otro autoengaño. Churri, no hay camino de vuelta, todo es culpa del poder del pene: una vez lo pruebas, no hay quien te quite de ahí. Y encima lo entiendes, porque a ti te pasa lo mismo. Matt Bomer, si algún día te da por saltar de acera, aquí nos tienes, cari.

El raro: algunas le llamarían “el misterioso”, pero para qué endulzarlo: hay gente rara y resulta que esa rareza, a veces, nos pone. Es un tío que no habla demasiado o que habla de temas un tanto peculiares, como la reproducción de las aves asiáticas, o la vida en otros planeta. Es solitario, vive un tanto ajeno a los usos sociales, pero intuyes que detrás de ese rollo raruno, se esconde un ser de lo más interesante y sexual. Una vez más, lo más probable es que te estés montando una peli tú sola, pero de ilusión también se vive. Pa raro, raro, Adam Driver.

 

Me da a mí que tendremos hasta tercera parte en cuanto a buenorros que nos ponen, porque aún nos queda el despistao, el garrulo, el madurito… En fin, que nos vemos pronto, amiguis.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo con otras majaras!



Otros cinco tipos de buenorros que también tela.

Cinco tipologías de buenorros que nos gustan

Otros cinco tipos de buenorros que también tela.

10 libros que deberías leer (creo yo)

Newer post

Hay 4 comentarios

  1. Galasjeni

    Mira que por mercado tenemos de todooo! El tatuado delgadillo pero fibrado el Jefazo que tiene todo controlado va medio formal y suele tener voz gruesa y cuando está marcando pautas tu no sabes que coño te cuenta porque no paras de imaginárte guarradas.El timido que te gana con su ternura y sus miradas de reojo y que resulta que a la hora de la verdad absoluta la timidez se la llevó un sunami, el más joven que va de chulo pero en plan wuay ese que le sacas unos 8 , 10 o + años pero que lo ves y te provoca cantarle “lo que te haría yo ” de chenoa…pero de todos yo me quedo con el que me haga reir y tenga carilla de picaron jahajajaja. ..besos Sol!

Publicar un comentario