Seis ventajas del celibato (o sea, de no comerte un torrao)

Estaba yo el domingo de brunch con mis amiguis, cuando surge la típica conversación de que si hace mil años que no pillo cacho, que si ya ni me acuerdo de la última vez, que si el otro día al ducharme me vi el arbusto y casi grito…

Y es que, queridas, no sé si os pasa a vosotras, pero en mi tribu hay una sequía que ni el Sáhara…

A todo esto, mi amiga Cristina, que es toda ella positivismo, buen rollo y vaso medio lleno (aunque el chirri lo tenga vacío hace ya una eternidad) nos suelta que lo del celibato tiene sus ventajas, y que no son pocas.

Yo es que oigo “Celibato” y visualizo a mis monjitas de la Inmaculada Concepción. Muy majas ellas, pero, hostias, para nada mi modelo de vida. Porque, además, eso suena a “Para siempre”, a “Chiringuito cerrado forever”, a “Se acabó lo que se daba”.

Mientras yo entonaba todas estas afirmaciones, mis coleguitas me miraban muy atentas. Miedo me dan cuando se ponen así.

“Sol, chata, al menos, si te declaras célibe es porque lo eliges tú, porque has tomado una decisión firme, y no porque el mercado esté fatal y no haya manera de engañar a ninguno para que te pegue un meneo.”

Si es que son unas sabias, joder. Por algo las quiero tanto. Dicho y hecho: soy célibe y super convencida, además. Si es que esto es un chollo, ya veréis…

1.Descansas mogollón física y mentalmente: ya no solo porque no forniques, que eso agota ¿Qué hay de toda esa energía desperdiciada en WhatsApp viene, Whatssapp va? Que si quedamos, que si no, que si te digo guarradas, que si te mando foto, que mi abuela se ha muerto, ah que solo estaba mala, venga que por fin vamos a darlo todo. O no. O sí. O yo que sé. Cuando ya has decidido que NUNCA MAIS, ni te marean.

2.Ahorras en bragas: nada de encajes negros, te compras esos paquetes de diez bragas a siete euros, de algodón, con florecitas a lo Laura Ingalls. Total, si solo las vas a ver tú y tus amigas, también célibes, cuando os vayáis a algún retiro espiritual a Segovia.

3.No tienes que depilarte o, al menos, no tan a menudo. Una cosa es ir aseadita y otra sufrir por si  se te ha quedado el más mínimo pelámen fuera de lugar. Las que nos hicimos el láser y luego nos convertimos en célibes acérrimas hicimos una mala inversión. Ay, de haberlo sabido…

4.No sufres por quedarte preñada. Ya, sí, que para eso están los condones, las píldoras, los DIUS y las ligaduras de trompas. Quita, quita, todo super artificial y dañino para nuestro sistema hormonal y nuestras alergias vaginales. Lo orgánico está de moda, por algo será. Hagamos nuestros chirris sostenibles.

5.Hablando de vagina, lo de la no fornicatio te evita un montón de picores, infecciones, inflamaciones (que, de todos es sabido que te pilla uno grandote y te lo deja como una hamburguesa) y funghi por ahí abajo, que son lo peor de lo peor. Hala, otro ahorro de Ginecanestén. Lo veo claro, un año más de célibe y me compro un piso.

6.Te conviertes en una experta en series, que también son cultura. Es un hecho: el tiempo es limitado, y está claro que Netflix, HBO, Yomvi y Prime Video (sí, tengo TODOS los canales de pago habidos y por haber. QUÉ PASA) han sustituido al chocolate como sucedáneo del follaje. Y encima están todos buenos, no hay más que ver “Juego de Tronos“, “Altered Carbon“, “Vikings“, “Outlander“. Y es que los señores directivos de las cadenas estas son unos visionarios y unos investigadores de mercado incansables, así que saben que lo del celibato es tendencia y se aprovechan de ello, los muy cabrones. Para muestra, este botón escocés. QUÉ BESTIALIDAD.

Me he parado a pensar cinco minutitos así a lo tonto y ya tengo seis razones para defenderlo a capa y espada, los de Netflix me apoyan, y los de ING, en cuanto vean la pasta que pueden hacer a base de cuentas de ahorro, me patrocinan el blog.

Y esto es solo el principio.

 

 

¿Te ha gustado? ¡Compártelo con otras majaras!



Seis ventajas del celibato (o sea, de no comerte un torrao)

19 cosas que quiero hacer antes de palmarla.

Seis ventajas del celibato (o sea, de no comerte un torrao)

8 signos inequívocos de que eres un desastre de madre (COMO YO)

Newer post

Hay 9 comentarios

  1. Susana

    Pues mira va a ser que no… que lo que hay que hacer es gastar energía en una misma y quererse mogollón! … así que yo ando bien depilada, hermosa por dentro y por fuera y con que lo sepa yo ya hay bastante! …. y ya ahorraré en otra cosa… como en biodraminas para no marearme… porque a mi… ya no me marean… que no tengo tiempo que perder en ese tipo de gentes!… siempre divertida y ocurrente… gracias bonica!

  2. Angie

    Lo malo es que ahora llega la primavera y todo se altera, y lo del celibato lo tienes muy claro hasta que te da un calentón.

  3. Sandra

    Ya sabía yo que me iba a reír… Yo como Susana tampoco ahorro. Me gusta verme guapa, sentirme guapa. A mí ya no me marean pero tampoco me doy por jubilada. Simplemente espero a que la ocasión lo merezca. Y si no… pues a otra cosa mariposa.
    ¿Te he escrito alguna vez que me súper encantas?

  4. Marta

    Y el cutis que se te queda cuando has tenido un buen meneo? Eso no tiene precio ni mascarilla del Sephora que lo supere! No me punto al celibato, y tampoco a no depilarme ni a verme guapa. Me sigo pintando las uñas de los pies en invierno, y también me depilo la selva amazónica (que ya no lo es tanto gracias a Mr. Laser)
    Además, se queman calorías practicando sexo y te sube la autoestima.
    Amiga, por una vez en la vida, no soy partidaria del celibato. Aunque me está costando la vida encontrar a alguien interesante y que yo le interesa para retozar un ratito… hasta he abierto un perfil en Tinder. Lo voy a probar y seguiré informando 🙂
    Besos guapa!

    1. lasclavesdesol

      Jajajajjajajajajajajajajajaj, la selva amazónica. Mira, confieso, lo del post es para consolarme un poco, y de paso nos reímos… Besazo grande.

  5. Eva

    No puedo contigo Sol.
    Es evidente que es un consuelo. Pero dejarte tampoco. Un chirri (como tu dices) bien depiladito te da un subidón!!!!
    En fin, que lo que decidas que te haga feliz y punto.
    Un abrazo y si vienes a firmar a Sevilla avisa.

Publicar un comentario