Skip to main content

Etiqueta: regalos

Tazas mágicas para gente fabulosa.

Ay, chiquis. Estoy muy nerviosa y muy contenta.

Os comenté hace unos días en Facebook que me estaba planteando fabricar unos merchandisings varios con frases de estas que nos gustan tanto (bien irreverentes y deslenguadas).

Y allá que me respondisteis con cienes y cienes de “Me gusta”.

A mí me cuesta poco liarme y, dicho y hecho: he creado tres modelos de taza denominados: “Viva el Empotrador”, “El Mareador desaparece” y “Soy Fabulosa“. Esto de momento, porque espero liarla parda a base de tazas, carcasas para móvil, bolsas, camisetas y todo lo que se NOS ocurra.

Y más y más frases.

Y más y más barbaries.

Ayer mismo llegaron mis cajas llenas de tazas rojas y brillantes, y siento que he parido. Esto es otro pasito más en ese camino que no es solo mío, es de todas nosotras (y nosotros, no os enfadéis…).

Os comunico que estas tazas tienen poderes. Al tomarte el café con la del Empotrador, se te aparecerá un Jason Momoa, un Fassbender o un vikingo cualquiera. Si bebes dos veces de la de “El Mareador resaparece”, el susodicho desaparecerá POR SIEMPRE JAMÁS. En cuanto a la taza FABULOSA, ahí la magia es vuestra, tías salvajes y maravillosas.

Nada más ponerlas a la venta las habéis empezado a comprar DE TRES EN TRES. Como siempre, vosotras a lo loco, como si no hubiera un mañana.

Gracias, amiguis, una vez más. POR TODO.

  

Mis hijitas coloradas, de momento, solo se venden en mi web. Aquí el enlace directo. Si sois de Madrid y queréis hacer un pedido de dos tazas o más podéis ahorraros los gastos de envío si venís a buscarlas y así, de paso, nos conocemos y os lleváis una tarjeta de Las Claves personalizada y monísima (si preferís esta opción, enviadme mail a shop@lasclavesdesol.com)

Ni qué decir tiene que, si sois propietarias de un establecimiento, y queréis comercializar estas obras de arte inigualables, solo tenéis que escribirme a shop@lasclavesdesol.com. Anunciaré cuales son los puntos de venta, tan pronto los ponga en marcha.

Os he solucionado el problema de los amigos invisibles, así de maja soy.

Por favor, enviadme vuestras fotos bebiendo de estas, NUESTRAS tazas. Etiquetadme si las colgáis en Instagram. Dedicadme los Colacaos que engulláis en ellas. Nada me emociona más que pensar que, una vez más, reís con mis barbaridades, solo que esta vez las tendréis en vuestras manos.

BESOS, esta vez ROJOS.

 

Carta a los Reyes Majos.

carta a los reyes majos

Que sí, que ya lo sé, que ya no da tiempo a enviarla y que a mi edad esto es una chorrada del quince, pero es que se me ha ocurrido que pedir lo que uno quiere sin dar nada a cambio MOLA MUCHO. Los adultos hemos cambiado los deseos por los propósitos y eso supone que hay que poner de nuestra parte, que hay que currárselo. Y oye, a estas alturas, algo gratis estaría MUY BIEN. Dicho esto…

Queridos Reyes Majos:

Este año quiero sexo. Pero del bueno.

Quiero pasarlo bien sin sentirme utilizada ni utilizar a nadie. Quiero conocer a uno, dos, tres o cincuenta tíos simpáticos, buenorros, buena gente y que lo den todo en la cama. Que no me mareen, por el amor de Dios. Que no mientan, no es necesario. Que tengan conversación, que les guste el cine, la música. Han de ser limpios, limpísimos y guarros, guarrísimos. Que no les asuste mi edad, mi maternidad, mi cara de mala hostia. Que les guste encima y debajo pero no se sientan superiores o inferiores. Que me maten a polvos y a risas. Que den besos de esos (de los que marean).

Carta a los Reyes Majos

Quiero perder tres kilos.

Ya he dicho que estoy harta de propósitos y vosotros sois magos, así que no dejo ni el Cola Cao ni las galletas. NO os equivoquéis, dos de esos tres kilos se me han concentrado en brazos y lomo, consecuencia de esta perimenopausia de mierda. Quitadlos de ahí, por favor, las tetas que se queden como están. NUNCA hay suficiente pechamen. Bien pensado, os pongo una fotico de cómo quiero que me dejéis.

Carta a los Reyes Majos

Hablando de menopausia:

O elimináis la regla o los sofocos.

Las dos cosas es un poco TOO MUCH. A vuestra elección, queridos.

Carta a los Reyes Majos

Por favor, que mi amiga se divorcie del melón de su marido de una puta vez.

Ya solo me queda este conjuro mágico y el vudú. Así que vosotros mismos: o por las buenas, o empiezo a clavar agujas en los cojones del muñeco.

Ya es hora de que mi amigo del alma vuelva a vivir en España.

Complicado por el curro, ya. Acaba de mudarse, ya. Está jodido, ya. Pero insisto, sois magos. Curráoslo un poco.

carta a los reyes majos

Os pido que mi día tenga 35 horas.

Para hacer las 5.000 cosas que me gustan:  leer, escribir, ver pelis y series, pasear, ir a cursos variopintos, hacer deporte y rascarme el toto de vez en cuando.

Haced que mis hijos saquen buenas notas en algo que no sea deporte o dibujo.

Y sobretodo, que siempre quieran que me meta en su cama para hablar de delfines, de los Minions, de Darth Vader… Que sigan descojonados, que nos queramos siempre así de bien.

Carta a los Reyes Majos

Dadme más inspiración y talento para escribir y ovarios para seguir yendo contra corriente.

Quiero ser la Alicia Florrick de la escritura. Vamos, básicamente quiero ser ella y punto, pero por muy magos que seáis, está jodido que me convirtáis en personaje de serie. Así que con dotarme de inteligencia, sensibilidad, valentía, generosidad y ese sinfín de características que me flipan de la Florrick, me doy por satisfecha.

Carta a los Reyes Majos

Y hasta aquí mis peticiones, de lo más sencillas y banales. Me he portado bien, haced lo mismo conmigo, POR FAVOR. Y vosotras ¿Les habéis pedido algo a los Reyes Majos?