Reflexiones de una majara

El mundo era una fiesta

El mundo era una fiesta

El mundo era una fiesta, por eso disfrutaba cada paseo, cada té con leche en una cafetería bonita, el montón de risas con mis amigos en cualquier terraza, en cualquier lugar. Me gustaba, y me gusta, bañarme en el mar de mi isla, bailar hasta la madrugada, abrazar a los que me caen bien, no perder ni un segundo con quien no me aporta nada.

El mundo era bonito y por eso visitaba Nueva York, Ciudad de México, París. Aunque a veces se me olvidaba la emoción de descubrir y por eso postergaba. Edimburgo, Australia, Chicago. Años mirando la agenda y pensando que ya sería. Y ahora no puede ser. Mierda.

Mi mundo era cómodo porque así me lo dibujaba. Me permitía improvisar y coger un AVE para ir a comer con Sergi al vegetariano de la Barceloneta donde nos dejan quedarnos hasta las cinco de la tarde charlando de lo divino y lo humano. Podía organizar talleres en Sevilla, en Valencia, en Bilbao y conocer a un montón de tías fantásticas. Y abrazarlas, llorar juntas, morirnos de la risa, conocernos mientras comíamos. Conocernos y reconocernos.

En ese mundo yo era valiente para inventar, porque todo era posible. Y lo sabía. Ahora, la optimista que soy se da empujones en la espalda para animarse. Esto es lo que hay. Esto también es una fiesta, pero menos. Todo depende de con qué lo comparemos y, si pensamos en un veinte de marzo, este veintisiete de septiembre es algo parecido a un carnaval: ayer te fuiste de brunch con tus niños, paseasteis, fuisteis de compras. Decidisteis ver una peli en casa en lugar de ir al cine porque estáis de mascarilla hasta el gorro, pero podíais haber ido a ver una de las cuatro pelis que han estrenado últimamente.

Mi mundo, ahora, es un poco fiesta porque mantengo mis anticuerpos. Me siento como una superheroína, pero no sé cuánto durará la mutación y cuándo volverá el miedo a contagiar, que no a contagiarme. Sentirse un arma de destrucción masiva no acaba de ser agradable. Menos mal que soy la persona más vieja con la que trato y mi socia es una vasca de veintiseis años cuyo sistema inmune se me antoja bastante supercalifragilístico.

El mundo, mi mundo, mi Madrid, anda cabizbajo y meditabundo. Temeroso y muy vacío. Los hoteles nos miran oscuros; los restaurantes, antes llenos hasta la bandera, dormitan; la Gran Vía ya no agobia, vaya un asco. Me han robado los conciertos, los teatros rebosantes, los aplausos con sonrisa incorporada. Ya no celebro los desayunos dominicales con mis científicos adorados porque algunos de ellos saben de qué va esto y nos cuentan que no debemos, aunque queremos.

Me mantengo un tanto a salvo del mundo de la información, porque ya sé lo que tengo que saber, que es poco o nada. Mascarilla, alcohol en las manos, distancias. Ya le he dicho a mi madre que puedo, pero no quiero hablar más del tema, aunque estoy escribiendo sobre él, qué incoherente. Cuanto menos espacio ocupe en mi cabeza, más puedo dedicar a leer, a aprender. Porque si no es posible volar hacia afuera, bucearé hacia adentro. Porque lo que cuenta es el interior, aunque yo siempre he sido muy del exterior, viva la superficialidad. Esa es otra, la mascarilla oculta algunas bellezas y yo he decidido contemplar lo bello a todas horas. Me he vuelto tiquismiquis, aún más. Porque como el mundo no está bonito, tengo que embellecer lo mío. Y tengo que embellecerme yo: ser más valiente, más sabia, más tranquila, más simpática, más piadosa. Conmigo también.

Quiero pensar, y pienso, que la fiesta volverá. Os juro que me la voy a zampar como si no hubiera un mañana, porque antes sabía que quizás no lo habría, pero ahora me lo han demostrado. No podemos desaprender lo que ya sabemos, sería de gilipollas total. Chicago, Australia, Edimburgo se agendarán el mismo día en que nos den luz verde. Haré una gira de abrazos y besos, algunos con lengua, aviso. Bailaré diez días seguidos, con tacones, porque son altitud, actitud y despiporre. Y lo que venga habremos de venerarlo para siempre, dejarnos de hostias, de lamentos y de mediocridades emocionales. De miedos absurdos y heredados, de complejos, de escuchar lo que dice el de enfrente para no oír lo que me grita mi cabeza. De dejar nuestra felicidad en manos de otros que no saben nada de lo que somos, y aunque lo supieran. Deja, deja, que nos han quitado un cacho de vida y habrá que recuperarlo, digo yo.

Publicaré este escrito sin corregirlo, porque no quiero perder el tiempo en perfecciones, espero que me disculpéis. Mi fiesta, en algún momento, aparecerá y tengo que prepararme. Espero que hagáis lo mismo.

Comments (35)

  • Somos de fiestas, de besos y abrazos, somos de veladas interminables y amaneceres con chocolate y churros…eso sigue ahí, en un rincón pero no este ni apartado ni olvidado, solo está esperando volver a salir….

  • Como me enriquece leerte , yo tb soy disfruton a y contigo lo hago mucho más ! Gracias gracias , gracias a Malikian que me llevo hasta tu cuenta 💜

  • No hace falta ninguna corrección. Todo está escrito tal cual es. Nos arrebataron la vida como la conocíamos, y hay quien sigue aún qué quiere. Como tarden un poco en decidirse…

  • Incoherente está el mundo ahora mismo, tu no.
    Bonita reflexión yo me voy a pegar un empacho de besos con babas, abrazos d esos que duren mínimo 3 minutos y contacto humano cuando se pueda porque como bien dices hay que recuperar ese cacho de vida que nos han mangado vilmente.
    La FIESTA aparecerá estoy segura mientras tanto intentemos que no nos intoxiquen con tanta mierda de información ni gente sabelotodo que lo único que hacen es aportar cero.
    Preparemonos para el baile que espero llegue pronto
    Un beso

  • Joder Sol, vega démonos juntas ese empujoncito en la espalda. Ayer también me fui de centro comercial con mis hijas y reí de lo lindo, simplemente por el gustazo de saberme en la calle toda una jornada con ellas, volviendo la vista atrás.
    Mi marido tiene cancer, y en su septimo mes de quimio…y ya me pesa no dejar de pensar el cuidado extremo de con quien me junto, donde entro o con quien decido quedar… soy una animala social y del aprendizaje y ya me faltan los aviones y los trenes para hacerme mis cursos de verano y otoño… los quiero en vena… estoy pasando un jodido mono.
    Así que me recreo en esta ventana con personas que me abren su mundo y me entusiasmo con personas como tú que son como yo, que sienten parecido, que igual podría haber conocido en un curso o en uno de mis viajes, pero que ahora desde casa me ayuda a no dramatizar a compartir esta puñaladita que siento de soledad y a sonreír a pesar de todo.
    Y aquí me veo sentada bajo la ventana de mi habitación, en el suelo apoyada sobre la pared, escribiendo esto que tampoco pienso releer, total que más da, es lo que ha salido de aquí dentro. De este ratito con mi nueva amigui Sol.

  • Luz Divina Rubio

    Mamma mía cómo Sol, me encantó, pienso igual pero qué maravilla cómo logras expresarlo tú, es un gustazo leerte. Y tranquila, “también esto pasará” aunque a veces parece que hubiéramos entrado en bucle. Gracias infinitas por compartir!!

  • Que festival de buenas intenciones y cuanto optimismo recogido en palabras deseosas de convertirse en acciones. Yo, como tú, también me pagaré un fiestón de gritos, emociones, saltos y canciones, y ni nada ni nadie conseguirá acallarme.
    Gracias por tu optimismo porque en tiempos de encierro podemos seguir soñando que llegará use día en el que salgamos, no lo dudo

  • Sol hace mucho que te leo y nunca te escribo… quizás mi timidez me lo impedía!!
    Pero HOY ya no!!
    Muchas cosas están cambiando y tengo la esperanza que para bien!!
    Hemos aprendido a dar valor a cada pequeña cosa que nos impiden hacer o que podemos volver a hacer… Yo me quedo con eso…
    Gracias por dibujarme una sonrisa cada vez que te le!!
    Me encantaaaaaaas 💚💚

  • Te leo y me entran ganas de bailar como una loca con tacones, y eso que nunca llevo!!
    Me anima mucho leerte, estoy en un bache muy profundo y leerte hace que me crea que voy a conseguir salir de él!
    Gracias!

  • Viva la vida serena o loca, pero viva en todos los sentidos!!!!
    Muchos abrazos virtuales Sol por esas sonrisa que siempre tienen tus escritos. Luz y optimismo a tope!!!

  • Buenísimo, me ánima a escribir. Desde el otro lado del continente, donde estamos bajando la guardia, prefiero seguir encerrada sacándole el jugo a mi cabeza; para aprovechar el cambio de mundo allá afuera y acá adentro. ¡He caminado tanto en mi interior! que ya repase mi vida y en mis seis, en mis diez, en mis quince y en mis veinticinco. Era leer y escribir, veinticinco años después el encierro me despierta.
    Saldremos de esta con nuevos goces y nuevas rutas.

  • Que maravilla esto que escribes Sol. Es todo un canto a la esperanza y al positivismo. Gracias por tus palabras. Ahora me voy a dedicar a mirar mi yo interno y a soñar con mi libertad cuando esto acabe, que será pronto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a mi newsletter y recibe un aviso con las nuevas publicaciones.


Sol Aguirre · 43679559Y · Fernando VI, 11, 2ºC Madrid 28004 · 911 83 63 03 · Diseño tactic [studio]

Tarjetas de crédito aceptadas
Carrito de la compra
Aún no agregaste productos.
Seguir viendo
0