De WhatsApps y otras especies

de whatsapps y otras especies

Era inevitable, La App se merece como mínimo un post.

Yo pensaba escribir unas líneas defendiéndola como recurso práctico cuando se usa con criterio y criticándola cuando se abusa de ella con mensajes inútiles o como sucedáneo de encuentros cara a cara pero, cual es mi sorpresa, cuando al googlear para documentarme un poco me encuentro con todo un mundo basado en el Ligoteo Whatssappeador.

Lo que más me llama la atención es el fenómeno denominado Relación Ficticia Creada a Base de Whatsappeo Masivo (en adelante RFCBWM, acrónimo acuñado por mí misma). Ojo que la RFCBWM no se da solo en el ligar sino en cualquier tipo de vínculo.

De Whatsapps y otras especies

Conoces a alguien un Saturday Night, cruzas tres frases, le das tu número, al día siguiente te preguntará SIEMPRE LO MISMO “¿Cómo acabaste la noche?” y ZASCA, RFCBWM al canto.

A partir de ahí se suceden una serie de procesos interesantes a la par que absurdos. Por solo nombrar unos pocos señalaría:

  • Los días y días escribiendo hasta quedarte bizco y esguinzarte los pulgares.
  • Los “jajajas” cuando no tenemos nada mejor que decir.
  • El análisis sintáctico, morfológico y sintagmático de los mensajes de El Contrincante para desentrañar sus significados ocultos.
  • Los pantallazos a las amigas para que vean “lo gracioso que es y las cosas que me dice”.
  • Los “¿le contesto?” “¿qué le digo?” “¿ahora o luego?” incesantes.
  • Los “buenos días” “buenas tardes” “buenas noches” que no has dicho en toda tu vida los dices en una semana de RFCBWM.

whats

Y según lo escribo, me voy poniendo más nerviosita. Creo que este tema me ha pillado un poco mayor. Y decido ponerme mis músicas ochenteras a ver si me acuerdo de como se ligaba A.W.(antes del WhatsApp).

Creo recordar que la gente quedaba, qué tiempos aquellos…

Os conocíais, os dabais el número de fijo o de móvil (dependiendo del siglo). Si eso, os llamabais una o dos veces y luego había encuentro con sus mariposas en el estómago, sus conversaciones, sus risas en directo (sin “jajaja”), con suerte unos morreitos y luego te ibas a tu casa emocionad@ de la vida a esperar el próximo encuentro (o no).

En los casos más intrépidos o si no tenías su número, te dejabas caer por donde salía para VERLE/LA. Vamos, lo que ahora sería una salvajada sin precedente.

De Whatsapps y otras especies

Como soy una tía muy seria y me gusta documentarme si no controlo el tema, he metido en google “ligar” + “WhatsApp”, a ver que salía, y… LA MADRE QUE ME PARIÓ, hay todo un mundo.

Hay un espécimen que ha escrito un Ebook llamado “Cómo conquistar a cualquier mujer por WhatsApp“. Ojito a lo de “cualquier“. He encontrado otro que les (a ellos) descubre “qué tres mensajes exactos debes enviar para conseguir citas que se convierten en SEXO y relaciones”. Tres. Ni dos ni cuatro. TRES.

whats2

Hay también:

  •  Artículos sobre “Como tener labia”. (Hostias y yo convencida de que eso se tenía o no se tenía).
  • Estrategia: qué decir,  a qué hora debemos de enviar los mensajes y cuanto tardar en contestar (y yo que pensaba que esto era como hablar, que si no contestas cuando escuchas al otro eres un maleducado…)
  • Cómo crear Tension Sexual (lo de Tensión ya me pone tensa, claro).
  • Cómo crear misterio y ser ambiguo (pa morirse).
  • Cómo convertirte en un cabroncete juguetón: 1. NUNCA te despidas, 2. Alarga la relación espacio-tiempo, 3. NUNCA te excuses por tardar en contestar. (En cuanto a este energúmeno, voy a conseguir su número y DE VIVA VOZ le diré que es un GILIPOLLAS. Así sin filtros. Luego si quiere se lo escribo también por si se le ha olvidado el lenguaje hablado).

De Whatsapps y otras especies

Llamadme antigua, retrógrada, anormal, pero me resulta flipante que un texto escrito en una caja de plástico genere más relaciones, alegrías, tristezas, ansiedades, etc. que un cara a cara, un polvo o una conversación.

De Whatsapps y otras especies

Quiero compartir algunas de las situaciones surrealistas que producen las RFCBWM y aquí es, cuando leyéndome, empezáis a decir en voz alta “Joder, igual que a mí”, “Sí, como aquella vez”, “Qué fuerteeeeeee”.

1. Ese ex que durante años reaparece periódicamente y te comenta lo guapa que estás en esa foto de Facebook, inicia una RFCBWM que dura semanas, de repente desaparece de la faz del teléfono y cambia su foto de perfil que era una palmera caribeña por otra con su novia nueva.

De Whatsapps y otras especies

2. RFCBWM iniciada en sábado de borrachera que, tras semanas de mensajes subidos de tono, finaliza en cita (sexual o no). Dos variantes:

          a) Desaparición total comparable a las de Lobatón en sus buenos tiempos.

       b) En el peor de los casos, la desaparición es parcial y cada dos semanas aproximadamente El Contrincante reaparece con mensajes tipo “besos guapa”, “Feliz Navidad”  (el 24/25 os vais a acordar de mí y lo sabéis) y cuando tú contestas con un educado “¿cómo estás? desaparición again hasta el siguiente texto que, por supuesto, no responderá a tu pregunta. Y así hasta el infinito a no ser que bloquees el contacto ya jarta de tanta tontería.

De Whatsapps y otras especies

3. RFCBWM que, sin saber como, desemboca en frases tales como “me gustaría saber en qué punto estamos”, “me estoy enamorando” o “eres la mujer de mi vida”. Aquí se pueden dar los apartados a) y b) del apartado anterior sin ningún problema. También sería coherente bloquearle por majara o psicópata…

4. RFCBWM que se convierte en un mareo susceptible de necesitar Biodramina: y venga escribir y escribir toooooodo el día, tooooooodos los días y de quedar ná de ná. Esto suele diluirse con el tiempo tras muchas horas y varias dioptrías perdidas.

De Whatsapps y otras especies

Y que conste que uso La App.  MUCHO. Útil para quedar en grupo, para enviar enlaces, para un “ya salgo” o “llego tarde”. Pero desde luego prefiero ver, o en el peor de los casos, escuchar la voz de la persona con la que hablo.

Voy a minimizar los textos y voy a aumentar las llamadas y, en la medida que pueda, los encuentros.  No quiero relacionarme con una caja de plástico, quiero ver, oír, tocar, besar y abrazar a mis nuevos y viejos amig@s, a mis amantes o aspirantes a serlo, a mis padres.

Quiero también verme y oírme a mí misma y no escuchar el pitido de “WhatsApp nuevo” cada 5 segundos (de hecho, hace ya semanas que eliminé el p*** ding dong) con el que se me corta cualquier pensamiento coherente que pueda tener (que no son muchos).

Si quieres hablarme, me llamas. Si quieres verme, quedamos. Si quieres escribirme, fantástico pero con un Por qué y  un Para qué bien hermosos.

Las RFCBWM me han pillado a destiempo. Yo prefiero comer con mi amiga Cristina, ir al teatro con Lidia, desayunar con Alicia, abrazar a Mabel, cenar con Barto, besar a Peri y coger de la mano a Ángel.

De Whatsapps y otras especies

 ¿Y tú?

¿Te ha gustado? ¡Compártelo con otras majaras!



De WhatsApps y otras especies

No quiero ser mayor.

De WhatsApps y otras especies

35 libros recomendados por mujeres (que escriben).

Newer post

Hay 29 comentarios

  1. María

    Siempre que leo tu post, releo los anteriores y me quedo con ganas de más!!! Eres adictiva!!
    Me encanta y me encantas!! Eres genial!!
    Divertida, inteligente, romántica, entrañable, moderna, liberal, bella por dentro y por fuera, y sieereempre auténtica.
    Eres como una peli de Almodóvar y de Woody Allen a la vez.
    Te adoro!! Xxx.

  2. Seila

    Me he reído a carcajadas… Los watsapp los juntos y necesarios, lo demás es tontería 🙂

  3. Lu

    Me has dejado con la boca abierta…totalmente cierto!! Tan cierto que me da miedo??

  4. Demiyour

    «¡El horror! ¡El horror!». (Frase de la película Apocalypse Now). Esta es la sensación que me viene a la cabeza después de leer tu post. El corazón de las tinieblas no era el más famoso ni el más apreciado de los libros de Conrad hasta que Coppola filmó Apocalypse Now. En realidad esta historia le vale a Conrad para hablarnos de la soledad, el aislamiento y, sobre todo el choque entre el hombre civilizado, sujeto a normas sociales, y la oscuridad de dónde proviene. Hace ocho años que abandoné el mercado del ligoteo, y nunca me había sentido tan dichosa como hoy tras ver como funciona esto actualmente. Yo no tengo WhatsApp ni Smartphone ni lo quiero. Me estresa sólo oir y ver el de los demás, y de momento resisto ante la incredulidad generalizada del resto del mundo que cree que es indispensable para respirar. Y desde luego creo que no aguantaría las RFCBWM. Me moriría si tuviera que ligar así o mantener un rollo por este medio.

  5. Mercedes

    Muy real, muy simpáticamente contado… Pena, penita, pena me da que hayamos llegado a tener de amig@ o compañer@ a la tal cajita de plástico. Yo también soy de las de tocar, abrazar, hablar y ver en persona. ¡Me habrá pillado también mayor! El contacto humano que tuvimos antaño y el que ahora muchos se pierden por guasapear incesantemente, sin hablar, sin verse, sin tocarse… Esto último no lo cambio por na de na. Y sí, también he bloqueado a guasaperos mudos y sin cuerpo, que virtuales… ¿pa qué? Pasado un tiempo pruedencial, que cada uno tendrá el suyo…

  6. Tonyi

    Madre mía!n Co. 18 años (ahora 35) conseguí el tlf del chico q me gustaba, al q veía en el mismo pub de siempre… llamé al fijo (ya había móviles pero él aún no) y se puso su madre… y no estaba!! Al final logramos quedar y eso es ya otra historia pero no olvidaré esa sensación, esa adrenalina, ese “quemepongoparaquenosenoteloevidente”al quedar con él…
    El whatsapp es muy útil y alguna incursión he hecho en este tipo de relaciones…. pero que no se pierda el mirarnos a los ojos (aunq ya tenga patas de gallo), el acariciarnos la piel y el pelo (aunq peinemos alguna caña y nuestra piel no sea tersa)… sintamos, pues.
    Gracias Sol, cada día más fan, cada día la sonrisa que dibujas en mi cara tras leerte es más amplia.
    Gracias, de veras…

  7. ANUSKA

    Qué razón más grande!!! Me has dejado loca con los libros y artículos sobre el tema… Exagerao el tema!!! Lamentablemente es cierto… hasta potencia las dotes detectivescas con el “se ha conectado y no me ha dicho nada… agggg”. Simplemente genial Sol, me he reído un montón este lunes mañanero.

  8. Marie

    Lo mejor de todo es que cuando les dices “si quieres hablarme me llamas, si quieres verme quedamos” porque estás harta de esa pseudo relación virtual, ellos se creen que quieres cazarlos y que en cualquier momento va a salir tu mano de su Whatsapp para que nos pongan un anillo.
    Entonces, obviamente, se alejan o directamente desaparecen.
    Una vez leí por ahí que eso era un síntoma de “benching”, vamos, el tenerte en el banquillo de toda la vida dándote migajas por si la historia con su chica oficial se va a la mierda.

  9. Rakel

    y yo quiero follar con mi “novio” y él se empeña en hacerlo “on line” tb,es lo q me faltaba.Felicidades por tus post,eres genial.

  10. Ana Espín

    Siempre describes mi vida amorosa!! Muy bueno el post! Anda que no me tomaría un café, que digo! Una cerveza contigo! Y a despotricar!!! Mil besos preciosa!

  11. Roger

    Sabe mal que estos temas se traten más des del juicio, que des de la intención de comprender las dinámicas humanas. Teniendo en cuenta que vivimos en una sociedad que fomenta y alimenta el miedo (opuesto a la confianza y el amor) y teniendo en cuenta que todos somos saquitos de complejos, dudas y faltas de seguridad, creo que sería interesante analizar las causas de todas las disfunciones relacionales, más que juzgarlas al estilo “Te lo puedes creer? Que locurón!”

    Con todo el respeto lo digo 🙂

  12. Inma

    En ni época fue el messenger, y pasaba lo mismito, mismito, que has descrito con el whatsapp, solo que como el ordenador estaba en casa y la Internet pasaba por el teléfono fijo de la casa de tus padres cuando llevabas una hora, alguien te apagaba el router…y luego 10 minutos para conectarte para decirle al fulanito de turno que tu madre te había desconectado…y luego igual el fulanito ya no estaba en línea (también de estaba en línea o no). Esos vuelcos al corazón cuando estabas cotilleando con una amiga y messenger te avisaba de que que menganito se había conectado. Entonces tu amiga se tenía que conformar con un jajaja de vez en cuando o un qué me dices.

    A mí el whatsapp me ha pillado con pareja estable pero tengo claro que paso de las tonterías, como pasé en el tiempo del SMS. A uno un día, después de 3 meses de no dar señales de vida que me preguntó qué si sabía por qué me escribía le contesté: “porque estás caliente y has decidido tirar de agenda”. No sé aún porque se pudo cabrear tanto.

    En fin que si está en línea y no te contesta es porque pasa o está jugando contigo, igual ahora que antes con el teléfono fijo, o con los SMS del móvil o con el messenger. Y si no queda contigo está claro que es el benching ese, que no sabía lo que era hasta hoy, pero que tengo claro que hay unos cuantos que me lo han hecho jajajaja (este es de verdad no es por rellenar)

  13. Ana

    Me encantan todos tus post!. Antes de leerte pensaba que esas cosas sólo nos pasaban a mis amigas y a mí. Muakkk!

Los comentarios están cerrados.