Reflexiones de una majara

Ay, el miedo a vivir...

Ay, el miedo a vivir...

las claves de sol

“Cada uno que haga de su capa un sayo” es una frase que pienso tatuarme mañana mismo. Para que no haya dudas, Google me comenta que eso significa  “obrar alguien según su propio albedrío y con libertad en cosas o asuntos que a él sólo pertenecen o atañen”. O sea, que cada uno haga lo que le dé la real gana.

La voy a grabar en mi pellejo porque yo, que voy de transigente y de moderna por la vida, a veces soy MUY GILIPOLLAS. Me explico: soy tolerante con aquellas ideas que comulgan con las mías y con otras que, aunque no lo hagan, no choquen de frente con mis valores más profundos. Y eso, señores, según Wordreference.com, es ser intransigente, fanática, terca, obcecada, obstinada y tozuda. MAL, MAL, MAL.

Todo esto viene a que, hace unos días, celebramos una cena con amigos de toda la vida, de esos que ves una o dos veces al año porque vivimos lejos, uno de esos encuentros que acaban en descojono generalizado y con ese chorrito de pis que pedí a los Reyes Magos. Lagrimones de la risa. Conversaciones cochinas. Complicidad. Cariño inmenso. Felicidad enorme. En el fragor de la batalla, en plena exaltación de la amistad, se planteó la posibilidad de pasar un fin de semana juntos. Sin parejas, solo nosotros. Somos unos diez, más chicas que chicos. Joder, qué bien nos lo vamos a pasar. Si en cuatro horas andamos con el rímel por la barbilla, la que podemos liar en cuarenta y ocho…

Yo, que me falta tiempo para liarla parda allá donde voy, espeté “De aquí no se levanta nadie hasta que tengamos fecha”. Y dicho y hecho: tal finde de febrero. TODOS. ¿Conformes?. Un sí general.

Oeoeoeoeoeoeoeoeeeeeeeee.

VAMOS, QUE NOS VAMOS.

Hubo quien asomó el morro con alguna duda: ¿pero no es un poco pronto? Solo queda un mes. Gritos. Amenazas. PERO QUÉ COÑO DICES, ANIMAL. Nos queremos. Nos queremos mucho. Veámonos hoy, y en un mes, y luego más. Anda, calla. Anda, calla…

Otro, en un minimomento de intimidad, me confesó que “ya verás, tendré pollo en casa”. Y, claro, como la intransigente gilipollas que soy, me lancé a su cuello: pero por qué.

Te vas con tus compis de toda la vida.

Tu libertad es tuya.

No entiendo nada.

No hacemos nada malo.

Vaya tela.

Solo vas a pasártelo bien.

La despedida fue menos dolorosa porque sabíamos que, en poco tiempo, íbamos a pasar el mejor finde de la historia de la humanidad.

Vamos a organizar el tema billetes de tren. AY, AY, AY, QUÉ EMOCIÓN.

En un día, las chicas lo teníamos todo listo y preparado, los chicos ni mú. ¿Chicos? ¿Hola? ¿Chicos? HOLAAAAAAAAAAAAAA.

La respuesta no se hizo esperar. Bueno, un poco sí.

No sé yo si ese finde me va bien.

Id vosotros ya si eso.

Es que tengo un cumpleaños.

Es que los horarios no me van bien.

ES QUE MI ABUELA FUMA Y NO SABES DE QUÉ MANERA.

Otra vez yo, la intransigente gilipollas llama uno por uno a los integrantes masculinos de la banda. ¿Esta desbandada no será porque hay varias personas de la pandi que tienen un coño entre las patas, VERDAAAAAAAAAAD? Porque me parecería muy fuerte. Te vas con tus compis de toda la vida. Tu libertad es tuya. No entiendo nada. No hacemos nada malo. Vaya tela. Solo vas a pasártelo bien.

Resumiendo, os cuento que, en efecto, el finde de amigos se ha transformado en el finde de AMIGAS.

Yo entré en una pequeña cólera interna. Con las ganas que yo tengo. No les hace ilusión. Cómo son capaces de perderse esta puta maravilla. Cómo pueden someterse de esta manera. Joder, qué rabia.

Y le he dado muchas vueltas, muchas más de las que debería, COMO SIEMPRE. Y pienso que le tienen miedo a la libertad, a pasárselo que te mueres un finde por si el resto de la vida luego no es igual de maravillosa. Porque uno de Ellos me comentó que no se acordaba de que uno se podía reír tantísimo después de los cuarenta, y a mí entonces me dieron muchas ganas de abrazarle y sentí un espasmo el estómago. Porque yo en la vida solo quiero comer, dormir, ducharme, escribir y mearme de la risa, si es cada día, pues mejor. Como puede ser que no les pase a TODOS lo mismo.

Llegados a ese pensamiento absolutamente talibán, decido que soy, aparte de talibana, GILIPOLLAS por varias razones:

¿Quién dice que ese miedo a la libertad sea menos dañino que mi terror a perderla?

¿Por qué sus ansias de estabilidad, de tranquilidad, de falta de conflicto son peores que mis ansias de disfrute salvaje, que mi terror al aburrimiento, a morirme sin haber hecho todas esas cosas que me entusiasman?

¿Qué me hace pensar que esta lucha continua mía por SIEMPRE MÁS ARRIBA, por SIEMPRE MEJOR es más válida que el “esto es lo que hay, para qué complicarse”?

¿Desde cuándo pelearse con la vida, con el tiempo, con el cansancio es la única opción que existe?

Porque la libertad no sirve solo para tomar decisiones, también para no tomarlas. Para no hacer, en lugar de hacer. Para querer menos, en lugar de vivir constantemente en el “QUIERO MÁS”. Y más. Y luego más. Para dejar que otros decidan, para conformarse con aquello que los demás esperan de ti.

Y mientras decido cómo me curo de esta intransigencia mía, de este pánico a no aprovechar cada minuto de mi existencia, sigo rezando a todos los dioses para que cambiéis de opinión y vengáis a pasar lo que va a ser, SIN DUDA,  el mejor fin de semana del planeta, de la historia, de nuestra vida.

La única que tenemos.

 

Comentarios (12)

  • Cuanta razón . A los 25 años de fin de carrera y, a golpe de wasap, nos juntamos todas las viejas glorias de la facultad. Un despiporre de risas , confesiones, abrazos, besos. Tan épico fue que quedamos para otra. A la siguiente la mitad de Ellos no vinieron y los que aparecieron fue con su Santa. Yo, ver al Paquito-carne de barra- hablar como un jesuita y beber agua, a mi amigo Víctor, que casi me toca el culo cuando me vio la primera vez, de ganchete con su esposa , plantándome un beso en cada mejilla. Al otro casado con una que nos caía fatal, orgullosisimo de su esposa y su prole tirando de fotos de movil. Que si el Niño ora en la hípica, ora en la piscina o haciendo caca. Y así uno tras otro. Coñazo de cena. Ahora pasamos y quedamos solo unas pocas. Todas chicas. Otras Soles de la vida.

  • Lo peor es cuando eso pasa también entre las féminas, oh que rabia. Y no pasa solo a los 40, está pasando ya a los 30. La libertad es lo más grande que tenemos como personas únicas e independientes. Nunca entenderé a esas parejas que no saben o no quieren hacer nada sin el de al lado. Ni entiendo, como te pasa a ti, como se pueden perder ese pedazo de fin de semana. En fin…yo no me pienso perder ningún buen plan como ese jeje.
    Besitos.

  • Hija yo no se por qué me siento tan identificada siempre con todo lo que dices!! Seré un poco talibana también. Y gilipollas.

    Un beso!

  • Yo no te conozco de nada y por tus escritos ya me dan ganas de autoinvitarme y todo. Por eso, no me entra en la cabeza que haya gente que pueda decir que no a un finde de este calibre. Tampoco veo nada de malo que se hagan actividades fuera de la pareja y quiero creer que a los 40 tampoco lo veré mal. En fin, que cada palo aguante su vela.

    • Jjajajajajajajaja, habrá que organizar un finde de lectoras porque no eres la primera que me lo dice… Los palos, las velas, las capas, los sayos… Besazo

  • La gente tiene mucho miedo a ser feliz, yo a los 40 ya me di cuenta (más vale tarde..) de que se me acababa el tiempo y disfruto de la vida todo lo que puedo. No entiendo cómo la gente se aferra al aburrimiento, la rutina, la estabilidad, …ahí nunca suele ocurrir nada divertido. Como dices tu la vida es: dormir, comer, beber, estar con los que quieres, y reirse mucho, y si se puede, tener sexo, ya.. la bomba!.. jajaaa. Incluso las parejas que no son nada felices prefieren seguir, aun medio muertas en vida, antes que romper..YO ALUCINO. En fin, ellos/as se lo pierden, Gracias Sol por recordarnos estas cosas y un besooo!

  • Pues sí, yo también soy de tu club.
    Una vez le pregunté a un buen amigo si era feliz (pareja y dos hijos), y su respuesta fue: “soy aburridamente felíz”….nada más que decir

  • A mí me pasa lo mismiiito. Increible como la gente se acomoda al aburrimiento. Yo tambien me sinto gilipollas a veces organizando.Intentando que la gente salga de esa zona suya que llaman “confort”. Pufffff, qué pereza me dan ya. Lo cierto es que las últimas quedadas casi siempre somos el mismo grupo de “locas”. Porque por eso, como tú bien dices amiga Sol, somos FABULOSAS. Y siempre estaremos dispuestas a recibir a más FABULOSAS que quieran mearse de la risa de todo en general y sobre todo ser FELICES. He dicho!

Los comentarios están cerrados.

Suscríbete a mi newsletter y recibe un aviso con las nuevas publicaciones.


Sol Aguirre · 43679559Y · Fernando VI, 11, 2ºC Madrid 28004 · 911 83 63 03 · Diseño tactic [studio]

Tarjetas de crédito aceptadas
Carrito de la compra
There are no products in the cart!
Total
0,00
Continue Shopping
0