Reflexiones de una majara

La perspectiva, imprescindible.

La perspectiva, imprescindible.

Escuchaba hace un par de días a dos amigos hablar sobre la historia de un científico, un señor listísimo, muy reconocido, una eminencia. Al parecer, alguien se inventó que los datos en una de sus publicaciones eran inciertos, o copiados, o algo así. Vamos, aseguraban que la eminencia mentía. Al cabo de unos años se demostró que no estaban en lo cierto, pero para entonces, según mis amigos “ya le habían destrozado la vida”. La eminencia perdió su trabajo, cayó en depresión, fue abandonado por su mujer y no sé cuántas cosas más. Por fortuna, la eminencia ahora se encuentra bien. Me alegro mucho por la eminencia.

Me quedé con ese “ya le habían destrozado la vida”. Me resonaba como una campana entre oreja y oreja, Mientras intentaba entender el hecho de que cualquier persona tenga el poder de lograr algo tan enorme, tan salvaje, tan definitivo.

Recordé todas las veces en las que he escuchado la misma frase en boca de alguien, refiriéndose a su ex, a su jefe, a su madre.

Resolví que lo que tienen en común todas esas personas es la enorme importancia que le dan a la validación externa, al reconocimiento, al peso de los otros sobre lo que sienten, piensan o hacen. Cuando, encima, su tiempo y su atención se concentran en un solo ámbito, el resultado puede ser catastrófico. Y es que solo puede destrozarte aquel al que le has entregado algo indispensable para ti, cuando tu felicidad, tu dignidad y tu vida se basan en lo que otros dicen o piensan sobre lo que eres o haces.

Ojo, las mentiras, los abusos, las decepciones son una putada y son indeseables y duelen y te revuelven, pero nunca deberían destrozarte. La RAE nos cuenta que destrozar es despedazar, destruir, hacer trozos. Estropear, maltratar, deteriorar. Aniquilar, causar gran quebranto moral. Fatigar o producir gran malestar físico. Derrotar o aplastar al enemigo o contrincante.

El destrozo no nos gusta, el destrozo es una mierda. Evitemos el destrozo.

Y no digo evitemos a los que destrozan, porque, de hecho, no lo hacen. Otra cosa es que hayamos de alejarnos de la mala gente a la máxima velocidad posible.

Vade retro, Satanás. Que te aguante tu tía Rita.

Lo que te destroza es la ausencia de compartimentación en cuanto a las bases de tu vida. Has puesto todos los huevos en la misma cesta, has apostado tus ahorros a un solo número. La cesta se ha caído, han cantado otro número, te han destrozado la vida. O eso dices. O eso sientes.

Si describes cuáles son las áreas de tu vida, tendríamos los amigos, el trabajo, la familia, la pareja, tus aficiones, el estudio, el desarrollo de tu vertiente espiritual y seguro que alguna más. Tu energía se reparte entre todas ellas, al igual que tus ilusiones, tus deseos, tu tiempo (el mental y el físico). Te dedicas a ellas usando la motivación intrínseca, esa que viene provocada por el disfrute y la pasión. Las llevas a cabo aunque nadie te viera, aunque nadie te aplaudiera, aunque nadie te pagara. Las eliges porque potencian lo que eres, porque te acercan a ser la persona que quieres ser (independientemente de que te vean, te aplaudan, te paguen). En algún momento, alguna fallará: lo dejarás con tu pareja, un amigo te fallará, tendrás un problema en el trabajo. Un problemón quizás. En todos esos casos sentirás tristeza, o enfado, o dolor. O todo al mismo tiempo. Pero no te destrozarán la vida, básicamente porque no pueden, porque no les has dado ese poder. Porque el poder es tuyo y está repartido en muchas cestas, has apostado a muchos números. Has decidido no arriesgar nada de lo que es importante para ti: tu esencia, tu dignidad, tu persona en toda su extensión.

Pongamos nuestra atención en lo que es realmente importante para nosotras, tomemos la perspectiva necesaria para vernos a nosotras, a los que nos rodean, al mundo entero. Observemos el diálogo interno y convirtámoslo en uno que nos impulse en lugar de hundirnos y asegurémonos de que nadie nos puede destrozar, porque hemos construido un eje invencible.

Comments (13)

  • Mi opinión que nadie te destroza la vida, como se dice no cabemos por la boca de nadie
    Es la vida vida la que tiene ese poder de quitarte aún familiar, amigo,de sufrir por una enfermedad..En situaciones en la que hay implicados de carne y hueso es la vida la que
    Te pone frente esas personas.

  • Carmen Eugenia Llorente

    Justamente ahora que la Paz que sacaba de mi clase de Yoga, la han roto mis padres por un tema de su receta electrónica, cosa que me saca de quicio…. Que siempre tienen que llevar razón. Me he dado una ducha me he acostado y te he leído, pues es verdad lo siento son mis padres pero no me van a quitar lo que he conseguido en yoga. Gracias Sol

  • Gema García Sánchez

    Brutal por certero. Lo he leído en voz alta varias veces y me he venido arriba, y eso que hoy no tengo un buen día. Gracias, maravillosa Sol.

  • ¡Qué pena! Sé de qué persona hablas y yo le conocí a través de sus libros, charlas y entrevistas en podcasts de Cristina Mitre. Es una persona encantadora, con unos conocimientos increíbles que pone al servicio de los demás, de gente que está en situaciones muy complicadas. No alcanzo a entender el interés en destrozarle la vida. Para que lo hayan conseguido, ha tenido que ser un acoso y derribo importante.
    Es verdad que es importante poner límites, no dar el poder a otros sobre tu vida, tu trabajo,… pero a veces es muy complicado. En este caso, además, la bola se fue haciendo enorme porque de una duda sobre su trabajo (es ciencia y los artículos se revisan), otros hicieron leña sin haberse informado en profundidad (ni haber estudiado el tema, por supuesto). Vamos, retuiteando sin contrastar. Ahora se han disculpado, 3 años después, cuando el daño ya estaba hecho.
    Merece la pena escucharle y merecen, mucho, la pena sus libros. Un abrazo, Sol.

  • CON M DE CARMEN

    Cuando das, cuando compartes, cuando empatizas, cuando amas, en cualquier parcela de tu vida, estas expuesta al DESTROZO ineludible de quienes les has dado, compartido, empatizado o amado, porque los vientos cambian su rumbo, las lealtades se esfuman, los caminos se tuercen y las confidencias se malinterpretan. POr lo tanto entiendo y asumo el DESTROZO y sé que puede darse y NO por eso dejaremos de ser seres humanos que necesitan de los otros para avanzar en nuestro camino de APRENDIZAJE.

  • Amén! Que gustazo leerte mientras me tomo el café y escribo mi reflexión mañanera, no hay mejor forma de alimentar el alma! Hace poco que dejé mi trabajo, que decidí decir adiós a un jefe que abusa, que no respeta los límites y al que no pensaba darle el poder de “destrozar mi vida”. Me siento totalmente identificada, porque mi vida es mucho más, vale mucho más que cualquier trabajo. Nunca demos a nadie el poder de “destrozarnos la vida”, el poder es nuestro! Gracias Sol!

  • Cristina Leporace Naveyra

    Genial como siempre Sol.
    Tener nuestra “caja de herramientas” interna para solucionar los problemas que se vayan presentando. Eso nos da seguridad, saber que pase lo que pase puedo recurrir a mi arsenal y salir mas o menos bien paradas.
    Gracias por tu trabajo!!

  • Gracias por compartir tus sentires, por que en cada línea, puedo identificarme y muestres a través de tu escritura, la naturaleza ambivalente que poseemos y que a veces se nos olvida, y que nos lleva a estar de un polo a otro, de construir a destruir …

  • Me encantó, Sol. No importa cuántas veces lea sobre este tema, siempre es necesario recordar que no necesitamos la validación externa en los distintos ámbitos de nuestras vidas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a la newsletter para estar al tanto de todas las novedades.


Sol Aguirre · 43679559Y · Fernando VI, 11, 2ºC Madrid 28004 · Diseño tactic [studio]

Tarjetas de crédito aceptadas
Shopping cart
Aún no agregaste productos.
Seguir viendo
0