Skip to main content

Etiqueta: cansancio

Ayer salí a cenar y hoy no puedo con mi vida.

lasclavesdesol

Sí, amiguis, sí. A CENAR.

Sin beber, que soy abstemia. Sin salir.

SOLO A CENAR.

Estaba en casa a la una y poco.

Todo muy comedido, muy de madre, muy de tía de cuarenta y tres, por echarme encima todos los estereotipos. Nada que, en principio, fuera escandaloso o dañino.

Pues menos mal, porque estoy HECHA UNA MIERDA.

sad

Es verdad que, cuando anoche salí de casa, ya estaba muerta de cansancio. Bien pensado, ayer me levanté agotada, vamos, igual que me cuando me acosté la noche anterior.

Pero tenía ganas de vida social, de salir un ratito de la rueda de hámster, de charlar con esas amigas que no tienen hijos, que no van a reuniones con los tutores, que a veces se sientan en el sofá… A ver si rozándome un poco con ellas, se me pegaba algo de su energía. PUES NO.

Ojo, que yo ganas le puse y me lo estaba pasando de la muerte. De hecho, de esas conversaciones de medianoche saldrán varios artículos, todos bien cochinos e irreverentes.

Yo me lo pasaba bien pero no lo parecía: un jeto… Unos bostezos… Un semecierranlosojos de lo más lamentable. ¿Qué me está pasando? Con lo que yo he sido, joder.  No paro, pero TAMPOCO ES PARA ESTAR ASÍ.

giphy

Y, como nada es casualidad, justo hoy caen en mis manos tres artículos de lo más reveladores. Uno sobre lo que le pasa a tu cuerpo cuando no duermes ocho horas, otro sobre los efectos del estrés y el último sobre los beneficios del sexo para la salud.

Agarraos, chicas, que vienen curvas.

Si no duermes ocho horas tienes riesgo de contraer enfermedades infecciosas y cardiovasculares, engordas, tienes menos control sobre tus emociones (o sea, una mala hostia del quince), envejeces más rápido y se acortará tu vida. Ahí es ná.

oh-my-god

Así tengo las anginas cada dos por tres inflamadas, y va a ser que no es el pantalón el que ha encogido, y esta arruga nueva, y esta sensación de que cualquier día la palmo. Todo cuadra.

Vamos a lo que pasa si sufres de estrés: meas continuamente (esto me consuela, ya pensaba que tenía cistitis, aunque no sé qué es peor), FATIGA CRÓNICA, pero ojo, que a esta fatiga por estrés, le tienes que sumar la fatiga por falta de sueño, o sea, UNA BESTIALIDAD DE FATIGA. Sigamos… Falta de apetito sexual, jajajjajaja, de ahí lo del funeral de mi chirri. También produce insomnio. O sea, no tengo tiempo para dormir y encima me despierto antes de hora por el estrés, con lo cual aumenta mi cansancio, y así suma y sigue.

Me están entrando los calores.

hot

Ah, claro, es que también la menopausia precoz es culpa de esta histeria compulsiva. Y ojo, que la menopausia TAMBIÉN PROVOCA INSOMNIO. Ya tenemos el del estrés y el de la menopausia. Ya llevamos dos fatigas, dos insomnios y un chichi muerto, así de momento. Estás manchas raras que me han salido en la espalda parece que también son de los nervios, VALE. Y puede que, en cualquier momento, entre en depresión, porque eso es lo que pasa cuando vas como las locas todo el día.

Hasta aquí los estreses. Vamos a la lectura sobre los innumerables beneficios del sexo. (Sí, hay que ser masoca para, teniendo un cadáver entre las piernas, leer esto, pero así soy).

La primera en la frente: el sexo disminuye el estrés. Pues estresada seguiré, entonces.

El sexo adelgaza, refuerza el sistema inmunitario, mejora la piel y la memoria, rejuvenece y te da felicidad. Además favorece el sueño

Resumiendo, me estáis diciendo, señores investigadores, que da igual dormir o no si luego echas un polvo estupendo, que los efectos del estrés, el follar los elimina. Follar te salva, te resucita, te sana. Follar lo equilibra todo.

wow

Pero si estás estresada no quieres chingar, y si estás cansada tampoco y con la mala hostia que te provoca lo anterior, pues menos.

Por no hablar de que, según con quien folles, puedes acabar más histérica y deprimida que antes de empezar.

Huevo o gallina, pez que se muerde la cola, círculo vicioso, historia interminable.

Entiendo que su intención, señores de los artículos, era prevenirme, informarme y darme soluciones, pero yo como que no lo veo. Se me ocurre que quizás deban ponerse de acuerdo los tres para coordinarse, no contradecirse y, de paso, no desesperarme. Yo, mientras tanto, voy anulando cualquier actividad programada para después de las 21.00, que es la hora a la que dejo de ser persona para convertirme en zombie.

Cuando hayan dado con la solución a este desastre, me avisan.

sleepy