Etiqueta: mentiras

9 ocasiones en las que TODAS mentimos.

Amiguis de mi corazón, no nos gusta mentir, pero no nos engañemos: aquí no se libra ni Perry. Hay ocasiones en las que no te queda más remedio que soltar una trola porque la verdad sería hiriente, problemática o te metería en un sarao que pa qué, pa qué. 

Aquí una recopilación de esos momentos en los que hasta el más pintado ha mentido como un profesional:

1.Boda, bautizo o comunión. Llega tu amigui, que ha estado tres meses pensando en ese modelazo tremendo y aylamadrequelaparió: VAYA CROMO. En el peor de los casos, el cromo es la novia, que parece más bien un merengue o la chati de Farruquito. Tú sonríes y sueltas un entusiasta “¡Qué guapa vas!”, mientras te sangran las retinas.

2.Tu amiga la ha liado pardísima: se ha confundido con el mail y le ha mandado una foto de su potorro a su jefe, o alguna barbarie similar. Tú, que eres la mejor persona del mundo, pones la misma cara que si te dijera  que no  le ha dado los buenos días al portero. “Ay chica, tampoco es para tanto, eso nos ha pasado A TODAS”. ¿Y qué vas a decir? ¿Qué es la más bestia que has escuchado en tu vida y que debería emigrar a la Antártida si tuviera un pelín de dignidad?

3.Tu amiga te enseña la foto de su nuevo novio y tú sueltas un superentusiasmado “¡Qué monoooooooooo!”, porque un “Pues a ti te gusta, pero es feo de cojones” no aporta demasiado. Y además ya sabemos que lo que importa es el interior y todos esos rollos.

4.Tu madre te pregunta si se nota que ha adelgazado. “Jo, mami, PARECES OTRA”. Hombre, 300 gr. son un antes y un después en la vida estética de cualquier humano. Y de tu madre MUCHO MÁS. De la misma manera, disimulas y a lo loco cuando tu cuñada te comenta que ha ganado diez kg. “Qué dices, loca, serán tres como mucho”, y piensas “Ya te gustaría que fueran diez, lo menos has pillado veinte, chata”.

5.Los bebés son otro marronazo de los buenos a la hora de ser sinceros. ¿Cómo vas a decirle a una madre que su hijo es una mezcla de Chuckie y el bicho de Alien?. Pues nada “Ay, por favor, está para comérselo”. Sí, te lo comerías, pero porque temes que te devore él si no lo haces.

6.Que levante la mano el que no ha mentido en el sexo. No voy a entrar en lo de fingir los orgasmos que es un clásico que me apasiona por toda la carga machista que conlleva. Vamos a las nimiedades, que son más graciosas. A mí me parecería muy fuerte que alguien mintiera motu proprio. O sea, ni te preguntan y tú espetas un entusiasmado “Qué bien besas” o “Este ha sido el mejor cunnilingus de mi vida”. Eso es ser cruel, creo yo. Lo malo es cuando el contrincante te pregunta después de haberte dejado los morros despellejados (os juro que me ha pasado) o cuando queda claro que se perdió la clase de ciencias en la que hablaban del clítoris. ¿Qué si me ha gustado? MUCHÍSIMO, CARI.

7.Te has bebido hasta el agua de los floreros y tus amiguis, que están flipando con tu pedo, te preguntan si estás bien. “¿Yooooooooooooo? FE-NO-ME-NAAAAAAAAL. Mírame.”

8. Hace seis meses que lo dejamos. Paso de ese tío MOGOLLÓN. Sé que esta noche me lo voy a encontrar y por eso me he puesto lo primero que he pillado.

9. Tu novio, tu suegra o tu jefe te han invitado a comer y cocinan ellos. No has probado nada más repugnante en tu vida. Se ha pasado con la sal, está todo crudo, ha puesto ajo hasta en el helado. HOSTIA PUTA. Y cuando te preguntan si está bueno, tú aprietas la glotis y… “Qué maravilla, tú de aquí A MASTERCHEF”

Y seguro que hay más, sentíos libres de añadir las vuestras, chatas.
los hombres que mentían a las mujeres

Los hombres que mentían a las mujeres (para chingar)

los hombres que mentían a las mujeres

Consternada me hallo desde hace un par de días. Publiqué en Facebook el post sobre lo maravilloso de los morreos y, cual fue mi sorpresa cuando se genera la siguiente conversación entre coleguis.

Chica: yo beso bien.

Chico: ¿y cómo lo sabes? ¿Te has besado alguna vez?

Chica: me lo dicen siempre.

Chico: lo decimos siempre “Qué bien besas, vamos a la cama”.

ME MUERO.

me-muerto

Intervine rauda y veloz, al borde del ataque de ansiedad “¿ME ESTÁS DICIENDO QUE TODOS LOS QUE HAN AFIRMADO DURANTE LOS ÚLTIMOS 32 AÑOS QUE BESO BIEN, ESTABAN MINTIENDOOOOOOOOOOOOO?”

A lo que él me respondió lo siguiente: “Jajaja todo es posible, y si te juntas con mentirosos es incluso probable. Pensad que si decimos Besas como una vaca sedienta se acabó el asunto.”

over

Me quedé mirando la pantalla unos cinco minutos, pensando que, por mucho que me jodiera, el chaval tenía razón. Ojito, razón en que si te dicen que lo haces mal, adiós muy buenas, no razón en mentir.

Fijaos bien en lo diferentes que somos: si no me gusta como besa un tío es SUMAMENTE IMPROBABLE que me acueste con él. Siempre hay excepciones pero, para ser sincera, he acabado arrepintiéndome. De todos es sabido que, si besa mal, FOLLA PEOR. Pero los hombres (sí, generalizo, no me queda otra…) pasan eso por alto, te sueltan la trola y hala, a meterla. Mi siguiente pregunta sería: chicos ¿las chicas que besan mal, follan mal? En caso de respuesta afirmativa, ¿os da igual?

os-da-igual

Seamos positivas, esto no deja de ser una ventaja para nosotras. Da igual lo mal que besemos o follemos, siempre habrá alguien dispuesto a metérnosla.

QUE NOOOOOOOO, QUE ESTO ES MUY TRISTEEEEEEEEEE.

triste

No puedo pensar con claridad ahora mismo. No es solo la posibilidad de que bese asquerosamente y haya vivido en la inopia durante tres décadas, es que quizás la chupamos de pena y nosotras vamos de felacionadoras salvajes. PORQUE SI NOS MIENTEN EN LOS BESOS, NOS MIENTEN EN LAS MAMADAS, no os equivoquéis. Y, digo yo, que vaya horror que te estén clavando ahí abajo los dientes, succionándote como una mala bestia, y tú fingiendo que tus gemidos son de placer, cuando en realidad son de dolor.

Y si nos mienten en las mamadas, quizás nuestras tetas no les parezcan tan impresionantes. Lo mismo con nuestro culo. Quizás ese vestido no nos quede tan sexy y ese perfume no huela tan bien.

 mienten

No encuentro solución a este dilema, amiguis. Unas pensarán “Yo lo tengo clarísimo, beso que te mueres y la chupo aún mejor”. Bien por ellas. Pero, ¿y el resto? Yo no puedo evitar plantearme si he vivido una fantasía y me pregunto si en realidad importa. Si yo creo que soy la megafucker, ¿qué más me da lo que piensen los demás? Sobre todo teniendo en cuenta que parece que el resultado es el mismo: hagamos lo que hagamos y cómo lo hagamos, ellos van a querer empotrarnos.

Desde aquí hago un llamamiento a todos aquellos con los que me he besado (o lo que sea). Sed sinceros, por favor, puntuadme. Sacadme de este pozo de dudas existenciales que me está matando.

Eso sí, en caso de suspenso, MENSAJE PRIVADO.

los hombres que mentían a las mujeres

Suscríbete a mi newsletter y recibe un aviso con las nuevas publicaciones.


Sol Aguirre · 43679559Y · Fernando VI, 11, 2ºC Madrid 28004 · 911 83 63 03 · Diseño tactic [studio]

Tarjetas de crédito aceptadas
Carrito de la compra
There are no products in the cart!
Total
0,00
Continue Shopping
0