Nico Tortorella: el Empotrador Poliamoroso.

Lo reconozco, cuando este verano, en Nueva York, mi amiga Clara me habló del poliamor, me lo tomé a cachondeo. Clarita, no me jodas, esto es un fornicar todos con todos, solo que me han puesto un nombre muy moderno y ahora es supercool. Que me parece de lo más respetable, pero vamos…

Ahí quedó la cosa.

Y hace un par de semanas empiezo a ver la serie “Younger” y me quedo totalmente loqui con el tatuador veinteañero que no puede estar más tremendo. Nico Tortorella, se llama el Adonis. Como siempre que me enamoro, comencé una búsqueda en Google para saber todo lo humanamente posible sobre mi nuevo novio y, AY LA HOSTIA, que es poliamoroso. El chaval lleva once años de relación con una chica lesbiana, él es bisexual, tienen una familia de lo más amplia con muchos seres de todos los géneros del planeta y están encantados de la vida.

Al principio no entendía nada, pero si la novia es lesbiana y él un tío, ¿esto cómo funciona? Luego leo una entrevista en la que ella afirma que Nico es el único hombre del que podría enamorarse. NOS HAN JODIDO. Tonta no eres, NO.

A mí, ahora mismo, me pasa EXACTAMENTE igual. Solo podría enamorarme del Tortorella, de su dentadura, su body y sus trescientos tatuajes.

A lo que íbamos, que si Nico se ha entregado al poliamor como si no hubiera un mañana, habrá que saber más sobre el tema, vaya a ser que me lo encuentre, me proponga ser su polinovia y yo no sepa que decir por ser una ignorante total.

Me pongo a ello.

En la RAE no existe el término. Mal vamos. Con lo fan que soy yo de la Real Academia, estoy por borrarla para siempre de mi lista de Favoritos de Internet. Señores académicos, por Dios, háganse eco de las nuevas tendencias, porque si han aceptado “Almóndiga”, tendrán que hacer lo mismo con el Poliamor, mal que les pese.

Menos mal que tenemos WIKIPEDIA.

Poliamor es un neologismo que significa tener más de una relación íntima, amorosa, sexual y duradera de manera simultánea con varias personas, con el pleno consentimiento y conocimiento de todos los amores involucrados. El individuo que se considera a sí mismo emocionalmente capaz de tales relaciones se define a sí mismo como poliamoroso, a veces abreviado como «poli».

Y, amiguis, con lo de “pleno consentimiento y conocimiento” me han ganado. Porque, aunque aquí la menda sea incapaz de mantener ni una sola una relación amorososexualduradera, sí creo que lo de ser sincero y honesto, con uno mismo y con tu/s pareja/s es la única posibilidad normal (que no común) de relacionarse.

He seguido leyendo sobre el tema, porque soy así de obsesiva, y cada vez me atrae más la idea poliamorosa, la verdad. Básicamente, eres libre de tener parejas, amantes, rollos y demás siempre que cumplas las normas que establecéis entre todos los integrantes de la relación. Una de las bases es ver el amor, no como algo que se divide y, por tanto, si tienes dos novios les quieres menos que a uno y así sucesivamente (cosa que no pasa con los amigos, ni con los hijos, ni con nadie más), sino que se multiplica. Se respeta cualquier tendencia sexual, nadie obliga a nada, todos lo acuerdan todo. ¿Complicado?, por supuesto. ¿Imposible? Parece que no.

Llevamos siglos anclados en parejas que no funcionan, en infidelidades, en mentiras, en apariencias, metidos en cajones que otros inventaron para nosotros, incapaces de comprender opciones que no sean la nuestra y, por tanto, rechazándolas como válidas PORQUE ESO ES IMPOSIBLE QUE FUNCIONE. Pues mira, el poliamor no sabemos si funciona, pero lo que hemos conocido hasta hora, en muchísimos casos, ES UN PUTO DESASTRE, así que quizás sea hora de ensanchar nuestras miras, en esto y en cualquier camino que quizás nos lleve a ser más felices.

Y así es, amigas, cómo gracias al buenorro de Nico (y a mi amiga Clarita) he descubierto el Poliamor y oye, que yo no me veo yo metida en tal sarao familiar porque a mí me cuesta un huevo organizarme solamente con mis dos churumbeles, no me quiero imaginar con un ramillete de novios, novias y demás seres. Pero el asunto me ha dado que pensar, y eso ya es mucho.

Espero que os pase lo mismo.

(Y que disfrutéis del cuerpazo del Tortorella, PORDIOS)

 

¿Te ha gustado? ¡Compártelo con otras majaras!



Nico Tortorella: el Empotrador Poliamoroso.

Los grupos de WhatsApp de madres son ilegales (o casi)

Nico Tortorella: el Empotrador Poliamoroso.

Que te den, Blue Monday.

Newer post

Hay 6 comentarios

  1. Susana

    Dicen q es la nueva forma en q gays y lesbianas forman familias hoy en día. Y visto así, sí tiene muchísimo sentido de cara a tener hijos. Te apuntas a los mejor de cada lado!

  2. Chandra

    PORDIOS, sin ninguna duda. Que este Nico es muuuucho Nico…

    ¡Y yo sin conocerte!

    Aquí otra obsesa que busca todo lo habido y por haber del objeto de su obsesión hasta que la obsesión se le pasa por sí misma. Como la fiebre. 😉

  3. raquel

    Yo la verdad es que me conformaba con un amor de los buenos , de película con un empotrador de libro, pero oye, si ellos pueden y les apetece. A mi lo de poliamor, me suena genial, hacer el amor muchas veces, quien le pone pegas ?

  4. Inma

    Nico, Nico…Pffff!!! Aquí una “neopoli” en ciernes!!!!jajaja!!! Me pasa como a ti, Sol..Con dos niños, el trabajo, sin familia en la ciudad…Casi no puedo ver al marido que tengo (y es uno)… Cómo saco tiempo pa otros y otras,??? Pero bueno, una buena agenda y a organizarse!!! Jejeje!!!

Publicar un comentario