El silencio es oro

El silencio es oro

Llevaba yo meses dándole vueltas a esto de que tanto ruido por todas partes no puede ser bueno para nadie, pero como yo no soy un adalid de la tolerancia, no me atrevía a decir ni mú, hasta que hoy ha caído en mis manos un artículo que habla de los efectos del silencio sobre el cerebro. Y he pensado yo, “coño, si habla de los efectos del silencio, fijo también que algo del ruido dirá”. Y LA HE CLAVAO. Os lo cuento todo en mi blog hermano, Weloversize.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo con otras majaras!



El silencio es oro

Yo a Albert Rivera le pegaba un muerdo (pero bien).

El silencio es oro

Cuando el sofá es un lujo (Diario de una madre)

Newer post