En el 2020, lo que nos merecemos. Y punto.

Leí el otro día que aceptamos aquello que creemos merecer. Muy lógico, por una parte y muy mierda por otro. Lo de merecerse cosas buenas y encima creérselo está mal visto: la culpa, esa puta nube perpetua sobre nuestras cabezas.

Pero ya está bien. Hasta aquí. Borrón y cuenta nueva, queridas. Que mañana termina el año y empieza un 2020 glorioso porque así lo decidimos. Las porquerías que nos hemos zampado se quedan enterradas bajo diciembre, noviembre y todos sus colegas. De ahora en adelante, brillo y purpurina para estos cuerpos serranos, que es lo que se merecen.

Personalmente, me merezco reconciliarme con Nueva York, porque es mi lugar en el mundo, el personaje eterno de mis historias, el epicentro de mucho de lo que está por venir. Se me atragantó un pelín la vida en mi última estancia, pero nunca más. Me aseguro, desde ya, de que no habrá tormenta interna que me arranque de mi esencia, que me nuble tanto la vista que no sea capaz de contemplar por donde camino. Me he graduado los ojos y el alma, estoy blindada, a prueba de torpedos ajenos. Rellenadas están todas las grietas para que nadie meta sus dedazos donde no toca. Hagámonos sólidas, pétreas, invencibles. El foco en mí, para ser como quiero ser: tranquila, feliz, efervescente, libre.

Voy a agarrarme a mis valores y a mis cimientos, a la verdad y a la risa, a la alegría (tras el miedo) de haber autoeditado un libro, a esa libertad que da el “yo me lo guiso, yo me lo como”, al amor que recibo de vuestra parte, que es todo generosidad y ganas. A la seguridad que aporta el apoyo en cada paso del camino. A mis amigos que son más que amigos, que son mi familia, mi carne, la parte de alma que dejo olvidada de vez en cuando. Merezco preguntarme, cada mañana, cómo estoy y qué necesito para ser aún más feliz.

Me merezco disfrutar de los que confían en mí, que son unos cuantos, que sois tribu. Gracias por brindarme la música con la que bailar esta vida y por bailarla conmigo. Que se aparte quien no nos siga el ritmo, quien pretenda que bailemos al suyo, quien quiera que nos sentemos para contemplar cómo ellos saltan sobre nuestras cabezas. Que se aparten y que se vayan a la mierda, ya de paso. Nos merecemos personas que sean luz, vitamina y cariño. No hemos venido a salvar a nadie que no seamos nosotras mismas. A nadie. No somos surtidores. Cada palo que aguante su vela.

Me aferro a la idea de que la magia está ahí, esperando a que galopemos en la dirección adecuada, solo así sentiremos el viento a favor. Cuando deambulamos por donde no debemos no hay más que muros, oscuridad y obstáculos. Por ahí no, ¿no ves que no? Gira hacia el otro lado. Recuerda lo que te mereces y arréale una coz a lo que no. Perdónate si tardas más de lo que te gustaría. 

Nos merecemos volvernos locas, pero para bien. Olvidarnos del control perpetuo que, en realidad, no existe. Descansar profundamente, física y mentalmente. Olvidarnos del síndrome de la impostora, felicitarnos, premiarnos sin mesura, dormir como ceporras y que otros se ocupen de que gire el planeta durante un rato. No a la exigencia contínua, no al conseguirlo todo a base de no ponerle precio a nuestro esfuerzo. Cuidarme para poder cuidar. O para cuidarme y punto. No es egoísmo, es autoamor.

Merecemos, por Dios no lo dudemos, rodearnos de quien nos mira y nos ve, de quien nos oye y nos escucha, de quien es nuestro espejo y respeta nuestras opiniones aunque difieran de las suyas. Te mereces no mentirte, no justificar lo injustificable, gritarte la verdad aunque escueza y saltar al otro lado. Decide decidir.

Te mereces curar las heridas, saber donde está el norte para que tu brújula funcione. Que tu brújula esté hecha de tus pasiones y tus talentos, de tu entusiasmo, de tus sueños. Apunta cada uno de tus logros, que son innumerables, seguro. Aprendamos cada día algo que nos ayude a avanzar en la dirección adecuada que es la que nosotras marcamos. Regodeémonos cada día en el milagro que es estar viva, porque nos lo merecemos. Rebocémonos en la salud, si la tenemos. Confiemos en que la recuperaremos, si nos falla.

Dicen que aceptamos aquello que creemos merecer. Merezcamos mucho. Merezcamos bien.

 

 

 

¿Te ha gustado? ¡Compártelo con otras majaras!



En el 2020, lo que nos merecemos. Y punto.

Feliz Navidad (pero de verdad)

En el 2020, lo que nos merecemos. Y punto.

250 gilipolleces que me hacen inmensamente feliz.

Newer post

Hay 16 comentarios

  1. Mayca Talavera

    Hoy es un día especial de por si… Pero acabas d dejarme blandita, sensible y con ganas d llorar de emoción. Eres la Jefa, me encantas. Gracias por leerme por dentro. 😘 P.D. No lloro porq estoy trabajando y además lo hago a -20° , se me congelan los chorretones de rímel. 😜

    Feliz año Sol, feliz vida. 🥳

      1. María C.

        Empiezo el año, la década leyendo este maravilloso post y no he podido hacer mejor cosa está mañana fría de Enero.
        Completamente de acuerdo en cada una de tus afirmaciones.
        Qué falta nos hace , a veces, darnos contra “la pared” de lo real, de las verdad a como puños que no nos atrevemos a enfrentar y solemos postergar o bien hacerlas ” invisibles” para que no molesten , para que no duelan o bien como en mi caso , para no tomar decisiones drásticas que son las que me abrirían la puerta a la serenidad que tanto ansío.
        Muchas gracias por permitirme empezar este 1 de Enero leyendo algo importante para mí.

  2. Aurora

    Merezcamos mucho más. Estoy de acuerdo. Este nuevo año tenemos que hacernos de MÁS porque, muchas veces, somos nosotras mismas las que nos ponemos encima la piedra.
    ¡Feliz año a todas!

  3. Marion

    Hola Sol,
    Compre tu novela por casualidad de vacaciones en Girona porque me gusto enseguido el resumen y tu estilo. Me encantó, me hizó mucho reir aunque me falta algun vocabulario, la he leido super rápido… desde ahora te estoy siguiendo en facebook. Soy francesa y tengo 30 años. Gracias por hacerme reir y practicar el español. Marion

  4. Abby

    Rompiendo mis propios prejuicios a mis casi 40 cambiando de profesión gracias a la patada en el culo q me ha dado mi jefe al reincorporarme de la maternidad. Estudiando un máster para dar un giro de 180 grados. Con mucho miedo metiéndome en un mundo que desconozco pero deseando encontrar un futuro mejor. escribiendo un cuento infantil al que ninguna editorial ha hecho ni caso pero que a mí me ha hecho feliz…. En definitiva buscando ser más feliz.

Publicar un comentario