Lunes con sol

Hartura pandémica: de qué está hecha y cómo puedo gestionarla.

Hartura pandémica: de qué está hecha y cómo puedo gestionarla.

A lo largo de la vida, lamentablemente, habrá varios hechos que nos desestabilicen, que nos suman en la tristeza, que nos roben la motivación. Alguna de esas porquerías vitales serán compartidas con la familia, con los compañeros de trabajo o, como en el caso del coronavirus, con el planeta entero. Cuando mayor es la tribu afectada, mayor es la sensación de desasosiego. Lógico, no hay donde escapar, poca gente que te pueda animar.

La nube gris se nos echa encima a todos y los No puedo más con esta situación, No tengo ganas de nada, Estoy agobiadísima, son el pan nuestro de cada día. No hay nada que podamos hacer para resolver el problema, pero ojo, si por gestionarlo desde nuestro círculo de influencia, o sea, cómo me tomo esta mierda de dimensiones galácticas.

Hay circunstancias que, por más que quiera, no puedo modificar: aquí hay una pandemia que lo flipas, Filomena ha dejado Madrid congelado, me han despedido, mi marido me ha dejado, mi familiar ha muerto, me han diagnosticado x enfermedad. Hechos empíricos y consumados, chimpún. No podemos viajar, nos pasamos el día con la mascarilla puesta, los contactos físicos se han reducido, no puedo pasar la noche en un karaoke, he cerrado mi negocio, ahora mismo no tengo un duro. Más realidades que, por mucho que me jodan, ahí están.

Y nos obcecamos en todo lo que NO tenemos y en lo que NO podemos hacer. La maraña mental cada vez más enredada y cada vez más negra. Y ahí entra la parte que sí está en nuestra mano: me quedo ahí, parada y amargada, o abro el abanico  para investigar sobre lo que realmente me incomoda más de cada una de las situaciones y empezar a solucionar lo solucionable. Ojo con la enorme diferencia entre aceptación y resignación, y pereza, y excusas.

Lo primero será desmenuzar qué es lo que más me incomoda respecto a la maraña. Agarrarla e imaginar que está en la palma de mi mano, que está compuesta por canicas y que voy cogiéndolas una a una, poniéndoles nombre. La primera puede que sea no ver a mis amigos, vaya un asco. Ahora le pregunto a la canica cómo resolverlo en la medida de lo posible. Quizás puedo organizar Zooms semanales.

Si la segunda canica es que no tengo pasta para desayunar en una cafetería ideal, me puedo montar una bandeja preciosa en casa, con una taza monísima y unas frutas cortaditas y una tostada con aguacate. Si la tercera está hecha de unos hijos que no van al cole y necesito estar sola como agua de mayo, cambio la hora del reloj para que se acuesten una hora antes. Si me come el desasosiego, puedo hacer yoga, meditación o mindfulness con alguna App. Si no soporto el aburrimiento, será el momento de leer todos esos libros, de ver las pelis antiguas que tanto me gustan, de retomar mis clases de italiano.

Ante un despido, quizás ahora puedo plantearme hacia dónde quiero enfocar mi futuro profesional, renovar mi currículum, plantearme si no es una suerte que me hayan obligado a dejar un trabajo que me tenía hasta las narices porque así me voy a poner las pilas y dedicarme a algo que me apasione. Si mi negocio se ha ido al garete, voy a investigar el mundo online, porque esto ha hecho que se acelere todo lo que tiene que ver con Internet y ya no hay marcha atrás. También me habré dado cuenta de que lo ideal es diversificar y tener varias fuentes de ingresos, ahora ya sabemos que lo imposible puede llegar.

Para otros, los que tienen la suerte de seguir teniendo un sueldo, esta es una oportunidad para ahorrar y planificar todo lo que harán cuando nos suelten. Porque nos soltarán algún día, ya veréis. Para planear viajes en detalle, ahora ya sabemos que no debemos dejar para mañana lo que podemos hacer en un hoy si coronavirus.

Nos han quitado las pistas de baile, pero siempre podemos bailar en casa; darnos una buena ducha mientras escuchamos a Norah Jones y damos las gracias por tener agua caliente; caminar sin rumbo fijo, divagando, que es lo más maravilloso del mundo, a falta de gimnasio; tomarnos un té calentito de buena mañana y dar gracias porque si estamos leyendo esto, seguimos por aquí y eso siempre es bueno.

Comments (9)

  • Me gusta leer a personas que escriben sin que todo sea un constante: jijiji… jajajaja…
    Hacen falta unas buenas dosis de humor, para acompañar este periodo que nos toca vivir, pero no todo vale. No sacaremos nada bueno por correr desesperados para huir de lo que nos resulta más doloroso y difícil; ni relentizar el paso hasta caer en un desánimo que enferma la ilusión y la esperanza.
    Me apunto a donde haya personas dispuestas a unir fuerzas. A dar rienda suelta a las iniciativas con chispa que puedan encender llamitas que
    Iluminen a los que ya tienen “principio de cataratas”. A los que no ven más allá de las noticias terroríficas. Las reales y las “adulteradas”…
    ¡Gracias por vuestro talante!

  • Tal cual, solucionar. Este es el verbo que más utilizo y me gusta en esta pandemia. Conforme cengan iremos solucionando. Me gusta cer que no voy desencaminada y la suerte que tengo. Gracias 👌

  • Cuánta razón tienes Sol, hay que intentar sacar algo bueno de toda esta situación aunque nos cueste la vida. ❤️❤️❤️❤️

  • Qué grande eres Sol!! Me encanta leer todo lo que escribes, me ayuda a poner las cosas en perspectiva y a sonreir que falta hace.
    Gracias por todo esto!
    Besos.

  • Me ha encantado tu artículo!!! Comparto lo que expresas en él. Un abrazo fuerte, eres estupenda!!!!

  • Sí hasta el moño, jartura pandémica!!. Creo que hago casi todo lo q nombras, meditar, leer, seguir con el blog, quedar para videollamadas con amigos que importan… Todo! Y desde que he decidido hacer un viaje “al interior” buscando recuerdos y escribiendo sobre el pasado para aclarar el presente creo que lo llevo mejor. Eso sí el día que se pueda viajar, me pillará un la maleta hecha y con un planing motivador non stop.
    ¡Gracias por motivarnos y compartir contenido de calidad !

Los comentarios están cerrados.

Suscríbete a mi newsletter y recibe un aviso con las nuevas publicaciones.


Sol Aguirre · 43679559Y · Fernando VI, 11, 2ºC Madrid 28004 · Diseño tactic [studio]

Tarjetas de crédito aceptadas
Carrito de la compra
Aún no agregaste productos.
Seguir viendo
0