Lunes con sol

Hay gente que quiere raro

Hay gente que quiere raro

Hay gente que quiere raro, que entiende el amor como posesión, como expectativa, como surtidor. Hay gente que no sabe que el cariño no se divide, sino que se multiplica. Hay quien dice querer mucho, pero lo importante es querer bien; dar lo que el otro necesita y no lo que a uno le da la gana ofrecer. Y tan importante como el QUÉ es el CUÁNDO y el PARA QUÉ. Hay quien defiende que el amor incondicional existe, y quizás es cierto, pero no debería. No es sano querer a quien nos hace pequeños, a quien nos ignora, a quien nos marea, a quien nos usa para su provecho aunque no se dé cuenta. El desconocimiento de la ley no exime de su cumplimiento y el hecho de que haya ignorantes emocionales no les da derecho a someternos.

Hay quien cree que el autoamor es egoísmo, pero es todo lo contrario. La vida empieza en uno y, desde ahí, hacia su entorno. Coloquémonos nosotras en el lugar que nos corresponde y a los demás no les quedará más remedio que situarse donde no estorben, donde aporten, donde formen parte de un baile armónico y no de una batalla campal.

Hay quien intenta convencerte de que nadie te querrá igual que él. Toda la razón. Y MENOS MAL. Porque el que no desea que elijas a quien querer es que se pasa tu felicidad por salva sea la parte. El amor es, ante todo, LIBERTAD. Nadie te la da, es tuya, aunque lo hayas olvidado. No es que tengas que recuperarla, solo sacártela del bolsillo y mostrársela al resto. Lo mío es mío, no hay manera humana de que me lo robes si yo no te lo entrego. Y no deberíamos entregarnos JAMÁS.  Ni prestarnos. Ni olvidarnos en aras de ocupar esto que somos con otras presencias, por divinas que nos puedan parecer.

Hay quien quiere raro y te quiere a ratos, a trompicones, con horarios y con chantajes. Lo lícito es sentir que intercambias, no que te aplastan, no que te apagan. No a regalar un precio excesivo por unas migajas de quien solo tú has colocado en un pedestal ficticio.

Hay quien quiere raro y se esconde, o se hace omnipresente, o las dos cosas. Hechos y palabras en direcciones opuestas. Grandes carnavales o miseria. Mucha forma sin fondo alguno. Exigencias, demandas, obligaciones, castigos disfrazados. Deberíamos vernos reflejados en el de enfrente. Brillar más cuando aparece. Ser más nosotras que nunca. Quien quiere bien es catalizador, no segadora.

Hay quien no respeta cuando decides que hasta aquí y se escuda en la imposibilidad de vivir sin eso que le das. La trampa mortal de creerte importante porque otro te lo cuenta. Somos naranjas enteras, somos el árbol entero. Queramos a pesar de no necesitar, porque necesitar a veces es raro y siempre es mentira. La necesidad es usar, es servir y es no ver al otro. Mejor querer sin carecer: elegir, decir “esto sí y esto no, porque lo quiero y punto”. Hay quien, si te dejas, te arranca la voluntad de merecer. Y te mereces el cielo, no lo dudes. Es preferible que te duela el alma a que te la roben.

Hay quien es y está. Y hay quien no puede estar porque el ser le queda muy lejos. Esos no valen, que se vayan a la mierda, o donde quieran. Cosa suya. Y hay quien te quiere valiente, libre, independiente, resolutiva, inteligente, lista, decidida, guapa, sociable, exitosa, hambrienta de sueños y viajes y belleza y vida. Esos son los que quieren normal. Y normal no siempre es común, a menudo es todo lo contrario.

       

Comentarios (31)

  • Que bien leérte en este lunes para recordarse cosas y reflexionar! El amor incondicional es un misterio, irracional, existe y deberiamos dosificarlo pero ahí está. No todo el mundo lo merece. Mejor el de querer “normal” , aunque suene a poco, pero que viene a ser el querer ” bien-bien ” :))

  • Laura Hernández

    Mi querida amigui, ese último párrafo lo voy a poner en letras enormes donde lo pueda ver cada día. Qué bonito expresas lo que siento. Gracias una y mil veces por poner letras y voz a mis pensamientos.

  • ♥️ Justo lo que necesitaba leer ahora mismo.
    Válido para amigos, parejas, amantes, familiares…
    Gracias por iluminarnos un poquito más, Sol.

  • Siempre leo tus artículos y he comentado alguno, pero este me ha parecido excepcional. Unas líneas en las que se resume la autoestima, confianza y no necesidad que merecemos. La vida se esfuma a cada segundo y está aquí para que demos lo mejor. Sólo si nos sentimos así sabremos de quién rodearnos. Todo lo demás, sobra. Bravo 😉

  • Estimada Sol, me has llegado al alma no sabes cuánto. Me has emocionado y me has abierto la mente y los sentidos no sabes cuánto; y cuando más lo necesito. Estoy pasando un momento muy duro, por una ruptura sentimental que ha sido intensa, muy buena, y muy mala. Porque lo bueno era extremadamente bueno, y lo malo, era inhumano. Se llama Celotipia (trastorno delirante de tipo celotípico). He vivido una relación de 4 años bella, y a la vez, sumamente humillante y denigrante. He vivido esclavizada, sometida, cuestionada, calumniada, despreciada, y he hecho cosas, en defensa de mi dignidad y de evitar enfados y el castigo del silencio, que ni siquiera puedo relatar.
    Mi vida ahora, destrozada, se centra en recuperar autoestima y comenzar a vivir con dignidad. Con una depresión severa, y un tratamiento muy fuerte.
    Cuando estás enamorada, te tratan tan bien a veces, y otras tan mal, sin merecerlo, por un cancer llamado celos patológicos, entras en un bucle del que es muy difícil salir.
    Me he sentido muy identificada con tu relato. Te doy mis más sinceras gracias por reflejar la historia de muchas personas, para bien y para mal.

    • Carmen, muchos ánimos amiga ( y tocaya).
      TÚ, sí y lo pongo en mayúsculas, TÚ te mereces ser esa persona que describe Sol en las últimas líneas: valiente, libre, independiente, resolutiva, inteligente, lista, decidida, guapa, sociable, exitosa, hambrienta de sueños y viajes y belleza y vida. Eso es lo que te mereces ser y lo que te mereces sentir. Y todo aquello o todo aquél que te haga sufrir… amiga, ¡bien lejos!
      Romper una relación de este calibre, aunque al principio es duro, luego te darás cuenta que estás volviendo a nacer, pero esta vez de verdad… con tu verdad… por tu verdad… y para siempre.
      Un abrazo

      • Amiga Carmen, no te imaginas cómo me han emocionado tus palabras. Muchas gracias por tu sensualidad y generosidad, por dedicarme en ratito de ayuda sin conocerme.
        Un abrazo

  • Cuánta razón! Precisamente hoy una amiga me preguntaba si cuando dejé a mi exmarido él estaba enamorado de mí. El decía que si, que le había destrozado, que era la mujer de su vida. Pero claro que no… No me quería bien. Si me hubiera querido bien, no me hubiese despreciado, ni me hubiera hecho sentir pequeña. Cuanto más me empequeñecía, más me quería. Realmente estaba enamorado de su “ideal” de familia, de esposa abnegada y dedicada en cuerpo y alma a su marido y a sus polluelos, olvidándose por supuesto de ella misma. Así que no…. Si cuando brillas te quieren y te respetan…eso sí es amor del bueno. Cuando no necesitan “atarte en corto”, porque tú no tienes cuerdas y aunque vuelas libre, te quedas porque te apetece quedarte porque sí y cuando alguien presume orgulloso de tenerte a su lado por tus logros, tus valías…. Eso sí es amor del bueno.

  • Bofetones en la cara de realidad, de verdad que moto nos han vendido…. Menos mal que lo que es para ti te encuentra….. Maravillosa Sol, como siempre. Graaaaaacias

  • Me ha gustado este post sobre el malquerer o querer raro…
    A veces el que no quiere es xq no sabe querer. No le han querido nunca y no tiene nada. No es nada. No puede querer nada.

  • Buscar la libertad, y quererse mucho. Eso es lo que tú nos muestras. Gracias por tus textos, y todo tu trabajo. Tu no eres normal… eres extraordinaria, Sol!!

  • Sara lorena Vaca Realpe

    Una preciosa diferenciación entre el amor y la posesión. Lo que yo llamaría el querer dejando te ser tú mismo y el querer tenerte en propiedad.

  • Me encanta cómo plasmas en negro sobre blanco, ciertas verdades.
    Hace poquito que te he descubierto, pero ya soy tu fan number one.
    Recientemente ha hecho el taller de escritura autoestima, en breve quiero hacer el de escritura digital, y cuando tenga bien estructurado tema blog, quiero hacer el de wordpress (habrá miles en internet, pero me da a mí que tú me lo vas a presentar sencillito)…
    Me encanta cómo escribes, y sobre qué escribes. Y reconozco también que te admiro, por el camino que emprendíste en tu vida con dos (o más) “collons”, para cumplir tus sueños.
    Estoy con tu primer libro, y gracias a ti, me parto sola y me voy a dormir cada día con una gran sonrisa.
    Sol… ¡GRACIAS! Porque hay cosas, que hay escribirlas en mayúsculas.
    Un abrazo guapísima.

  • Bendita seas Sol!!

    Debería enviarle todo el texto a mi ex.. un mareador compulsivo, malqueredor, egoista y egocéntrico a partes iguales, manipulador..
    Un tipo que después de casi 9 meses (hasta el lunes que ya dije “basta!”) de dejarme, ha estado utilizándome (sí, culpa mia por permitirlo, porque yo aún le quería) a su antojo

    Gracias Sol, hoy y siempre

  • Qué subidón me ha dado leerte hoy!!
    Siempre pensé que la rara era yo por creer y hablar del amor como hoy lo has hecho tú.
    Me gustaría destacar esas palabras tuyas de de que hay que ” querer bien” , destacar que no es la cantidad, ni los días, ni los lugares….Es querer para sentirse libre, para aún quererse más uno mismo.
    Nos educan para escuchar que el amor de tu vida debe ser tu complemento, tu otra mitad….Y yo me reafirmo en lo que comentas, Sol, esa persona no complementa a una que ya es entera, ¿Verdad?
    También me gustaría añadir que amores de tu vida puede haber varios a lo largo de tu vida.
    Algunos marcan momentos importantes , otros simplemente han aparecido para ayudarnos a crecer , a conocernos mejor y sobre todo a aprender.
    Yo estoy en ese proceso después de perderlo ( es un eufemismo, él se largó sin más) .

  • Me encanta. A mí me quisieron mal muchos años. De tanto llorar me salió un carcinoma en los senos nasales, mi cara parecía una paella de tanto grano, mi voz no existía. Hasta que un día fui consciente de que fantaseaba a diario con la idea de la muerte. Me pareció que no era justo ni por mí ni por mi hija y mi hijo. Con ayuda de una psicóloga conseguí las fuerzas para echarlo de casa. Me tocó pagar muchas deudas que no eran mías. Pero aquí estoy, con un amor que me quiere normal (me quiere maravillosamente bien) ya no tengo granos y he recuperado mi voz. Sí se puede 💪🏽💪🏽💪🏽

  • Sé de primera mano qué les sucede: empiezan con una bomba de amor para estimular toda tu química, más adelante triangulan (para darte celos y llamarte celosa), el hombro frío o ley de hielo (dejan de hablarte, desaparecen), nunca se equivocan, son víctimas de todos y de ti misma, retuercen argumentos nunca serán culpables de nada … Aunque durante el love bombing harán cualquier cosa aparentemente por ti, pero solo somos su suplemento.
    Van y vienen, te castigan, y te dan un poco de “aquel hombre” que conociste al principio… pero que no existe, fue fingido, creado para ti.
    Carecen de empatía, por un problema en la amígdala. Lamentablemente no tiene cura, no es una enfermedad es el trastorno de personalidad narcisista.
    A nada que investiguéis veréis que hay foros, canales de Youtube y muchísima información sobre el tema. Muy importante que se de luz a este trastorno, Sol.
    A las víctimas solo nos ayuda el “contacto cero”, ellos vuelven (con el hoovering) para volver a empezar el ciclo y llegar al descarte final…
    Siempre tienen “suplementos” alrededor y presumen, triangulan, con ellos.
    No son personas normales, no intentéis comprenderlos ni ayudarlos… Os devorarán.
    Repito no pueden sentir, no pueden tener empatía, solo aparentar tenerla…

  • Que bonito! Muy fan tuya! Este ultimo párrafo me lo grabo a fuego.
    Gracias por escribir tantas cosas tan bonitas y por arrancarme una sonrisa cuando más lo necesito.

    • Pero, madredelamorhermoso, con lo que yo te admiro. Me has alegrado el día, querida. Mil gracias. Abrazo de los grandes.

  • Magnífico texto y reflexión, abogar a favor de las relaciones sanas y el autoamor. Desmontemos mitos del amor romántico que tanto dañan y distorsionan lo que es el amor de verdad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a mi newsletter y recibe un aviso con las nuevas publicaciones.


Sol Aguirre · 43679559Y · Fernando VI, 11, 2ºC Madrid 28004 · 911 83 63 03 · Diseño tactic [studio]

Tarjetas de crédito aceptadas
Carrito de la compra
There are no products in the cart!
Total
0,00
Continue Shopping
0