Skip to main content
Humor

Me han metido en un chat de madres y quiero arrancarme los ojos.

Me han metido en un chat de madres y quiero arrancarme los ojos.

Me han metido en un chat de madres y quiero arrancarme los ojos.

Ay chicas… que yo siempre me había librado de esto de los Chats Madreros pero el caso es que cambié a los niños de cole en enero por cuestiones que ocuparán otro post. Ni se me pasó por la cabeza que en el nuevo (tan internacional, tan moderno, tan alternativo), iban a tener un Chat Maternoescolar.

Me equivocaba DE CABO A RABO.

Cómo empezó todo.

El tema empezó de la manera más tonta: invitación de cumple, yo que confirmo por guasap y la madre que ZASCA, me mete en el chat de quinto.

MECAGONSATANÁS.

Joder, es un cole nórdico, estas madres son modernas, activas, rubias, evolucionadas. Será un chat útil y práctico aunque yo no me pueda imaginar para qué puede servir un Chat Madrero (y no me sirve tema deberes y tal, que para eso van los niños a clase, no yo).

La Bienvenida

Ya en el primer momento vi como la tragedia se cernía sobre mi persona. TOOOOOOODAS me dieron la bienvenida, añadiendo su nombre y el de su niño (que no he visto en mi puta vida), con motes incluidos: “Soy Laura, madre de Panchi (Fernando), soy Raquel, madre de Pirri (Manuel). Como si estuviéramos cara a cara ¿¿¿¿¿Pero no ves que NO TIENE SENTIDO PRESENTARSE POR GUASAP????? QUE NO TE VEOOOOOOOO.

A continuación, acotaciones tales como “a ver si nos conocemos” bla bla. Bueno venga, son amables, “no seas tan perra y tan insociable” me decía yo a mí misma. CALMA. Y durante dos días no escribieron nada y yo pensaba que mi pánico había sido infundado.

PERO NO.

Me han metido en un chat de madres y quiero arrancarme los ojos.

Las niñas.

Resulta ser que en la clase de mi hijo solo hay chicos. Pues no me preguntéis por qué, hay una extraña obsesión por que haya alguna niña. La hecatombe empezó en el momento en el que leí lo siguiente (transcripción literal):

– Por cierto, que parece que HABEMUS NIÑAS (las mayúsculas eran suyas, no mías) en septiembre, no? (y añade iconitos de aplauso, 4 para ser más exactos).

– No cantemos victoria todavía, estuvieron ayer en el día de prueba pero espero que sus padres decidan matricularlas. (Cantar. Victoria. Ahí empecé a entender que esto de que haya niñas ES ALGO SERIO. El “espero” lo confirmó)

– Pero esperemos que sí (Otra vez el verbo “esperar”. Iconitos de cara con ojos de corazón, tres NADA MENOS). Me he perdido algo. O nos descuentan pasta si hay niñas en clase, o nos regalan una extraescolar por trimestre, o hay alguna prueba empírica de que así sacarán todos matrícula de honor. O es que pretenden que empiecen a fornicar con 10 años.

ALGO ESTÁ PASANDO Y YO NO ME ENTERO.

what

A todo esto, por supuesto, mientras oía los pipiiiiiiiiiii del Guasap yo iba de culo, haciendo 45 cosas a la vez. Venga, vale, voy a comprenderlo. Seré asertiva, comprensiva, flexible, etérea. Igual hay gente para la que el que haya una niña en clase es SUPER IMPORTANTE. Vamos a respetarlo. Pero de ahí a que pienses que es importante para TODOS LOS DEL CHAT… Pues lo piensa porque es verdad. TODOS contestaron. Menos yo. Es que me da igual si son todo niños, todo niñas o todo cachalotes, sinceramente.

Me han metido en un chat de madres y quiero arrancarme los ojos.

La informante.

Pasaron 4 días de silencio. Avisté una luz de esperanza. (Por supuesto me planteé salir del grupo pero… ¿y si mi pobre hijo sufre las consecuencias de tener una madre… normal rara? ) De repente, volvieron a la carga:

– Hola familias!!! Si no se tuerce nada, de momento para el curso que viene tendremos 3 alumnos nuevos: Manolito, Laurita y Sandrita.

Me han metido en un chat de madres y quiero arrancarme los ojos.

Yo ya pensaba que se han equivocado de chat y me habían metido en el de Administración del cole, porque si no, no entiendo ni la cantidad de información, ni el entusiasmo por nuevas matrículas. En cualquier caso, espero que sean muy felices, PERO ME IMPORTA UN HUEVO SI VIENEN MÁS NIÑOS, es más, cuantos menos sean en clase, mejor. Más individualizado todo,  Y ESTOY CURRANDO, COÑO YA. ¿Soy la única? (Aquí silencio el chat durante un año y porque no hay posibilidad de hacerlo por un siglo).

Ni que decir tiene que al gran anuncio le siguieron vítores, aleluyas y cánticos de TODOS los integrantes del chat (yo muda). Y a la alegría le siguió algo aún más mejor:

– Pensaban que el paraíso de chicos solos iba a durar para siempre. (Ay, ay, ay, ay. PARAISO – CHICOS – SOLOS)

– Jejejejeje, que disfruten lo que les queda de curso. Pero a ver, ¿qué es exactamente lo que tienen que disfrutar? ¿La ausencia de niñas? ¿La testosterona chorreando por los pupitres? (Quise que me lo aclararan pero me dio miedo preguntar, la verdad.)

El zoo.

Creo que aquí me desmayé, porque no recuerdo nada hasta el siguiente ataque:

  • Hola soy Felipe (el niño que le quita el teléfono a la madre para participar en el chat de los mayores. Lo que me faltaba para ya no entender nada sobre la utilidad del chat) la clase está pensando en tener una mascota para la clase. Sería un pez o una tortuga. El finde una familia lo tiene que llevar a casa. Os parece buena idea? (Volví a desmayarme, no es para menos. MASCOTAS + HIJOS + FINDES). ¿Seré yo la única madre que no puede con su vida? Pues parece que sí porque todos estaban de lo más contentos…

Me han metido en un chat de madres y quiero arrancarme los ojos.

Las respuestas fueron iconitos (innumerables) de peces y tortugas y un poster de las tortugas ninja. A estas alturas, ya estaba curada de espanto. Ni siento ni padezco.

El cumple.

No hay chat sin cumple, eso es así: a la invitación del cumple de Paquito, que era A LAS fucking 10 DE LA MAÑANA DE UN fucking DOMINGO, le siguieron las confirmaciones múltiples (no vamos a mandar un mensaje privado a la madre, PAQUÉ). Ahí sí que entoné un sentido “Mi hijo no puede, QUÉ PENA no pegarme el madrugón y conducir hora y media para recogerle a las dos y quedarme sin comer y joderme todo el domingo“.

Comentaros que a las 9.30 de la mañana (INSISTO, de UN DOMINGO) ya estaba la madre de Paquito dando por culo recordando QUE NADIE LLEGARA TARDE.

Me han metido en un chat de madres y quiero arrancarme los ojos.

Por supuesto, una vez en el cumple: 45 fotos, 456 “Qué gozada”, “Qué divertido”, “¡Memorable!” (si el cumple de un niño de 10 años te parece memorable, ¿qué opinas del descubrimiento de la penicilina, darling?)

La Madre Bloguera.

No, NO SOY YO.

Ella hizo aparición una preciosa mañana de martes:

– ¡Nerviosa! Me toca hablar a los chicos sobre blogging. (Y lo tenías que compartir, claro…).

Comentarios subsiguientes: “¡Ánimo!” “¡ Tú puedes!” “Eres capaz de eso y de mucho más” (iconos de besos con corazones: SEIS) “¡Los vas a dejar encantados!” “¡ Muchas gracias, son muy afortunados!” “¡Qué mayores se les ve!” (Me vas a perdonar pero yo, en las fotitos, veo a mi hijo exactamente igual de mayor que cuando ha salido de casa HACE DOS HORAS. Y otra cosa, ¿tu a qué te dedicas? Para entender los mensajes de apoyo como si fueras a las Olimpiadas…)

Yo me imaginaba a mi niño diciendo que su madre también tenía un blog y que les podía la curiosidad y leían “Querida Madre Coñazo”, “Estoy hasta el toto de los deberes de mis hijos” o casi mejor “El poder del pene” o “Tener chirri une mucho”. Fijo que me echan del chat. JU JU.

Me metieron en un chat de madres y quiero arrancarme los ojos

Las tartas.

Los niños se van de campamento y las Madres Chateadoras comentan que hay que organizar actividades para recaudar pasta (una vez más, de toda la vida eso lo han organizado los niños, PUES AHORA NO).

YO, NI MÚ.

Hablan de mercadillos y no sé de qué más.

YO, NI MÚ.

Oye, que si ellas tienen tiempo de esas cosas, feel free, mercadillos a lo loco. Yo es que a veces saco tiempo para hacer pis. Pa más no me da. Yo pagaré el campamento si puedo, y si no, pues mi niño irá a clase TAN RICAMENTE.

Todo bien, hasta que leo:

  • También pondría una mesa con una degustación de TARTAS/DULCES HECHAS POR NOSOTRAS? (estas mayúsculas sí son mías). Creo que la comida siempre triunfa!!!!

Me han metido en un chat de madres y quiero arrancarme los ojos.

Aplausos, caritas, corazones…. (Y lo tentada que estuve yo de poner una buena ristra de mierdas, mi icono favorito).

Y que conste que me parece maravilloso que tú hagas merengues, disfraces artesanos, manualidades con cáscara de huevo y rollos de papel higiénico. HAZ LO QUE TE DÉ LA GANA pero yo no vivo en Wisteria Lane, yo vivo en Chamberí.

NO. HAGO. TARTAS.

Y que todo me parecería bien si dijera “Yo voy a hacer tartas/dulces”, pero la primera persona del plural, la verdad, me parece MUY BESTIA.

wow

Pobrecillas, las niñas.

Cuando ya pensaba que nada podía superar el tema tartil, TACHÁN, siguiente mensaje:

– Hola, blablabla, viene clase una niña que se llama blabla que vivía en blabla, iba al cole blablablabla. HABRÁ QUE MIMARLA MUCHO A LA POBRECILLA. ( Por partes: ya lo he pillado, una niña en clase es la hostia de maravilloso pero, ¿mimarla quién? ES QUE YO NO VOY A CLASE. Segundo ¿POBRECILLA POR QUÉ? ¿MIMARLA POR QUÉ? ¿Por niña? ¿Por nueva? MI NO COMPRENDE).

– Sí, hay que ayudarla. Tenemos que hablar con los chicos (Y yo me pregunto… vuestros hijos varones no han visto jamás una niña?, ¿exactamente de qué vais a hablar? ¿De que la mimen? Yo me veo diciéndole eso a mi hijo y el pobre pensaría que se me ha ido la pinza Y CON RAZÓN. Y probablemente me haría las mismas preguntas que planteo yo, GRACIAS A DIOS.

La niña llegará y se buscará la vida, que es lo que tiene que hacer, y espero que mi hijo la trate con respeto, vamos, exactamente igual que a un niño. Pero en cualquier caso, entiendo que eso es un tema a resolver entre ellos. Y mal vamos si, con 10 años, les indicamos a nuestros hijos cómo comportarse con una niña, cuando nunca lo haríamos si el nuevo fuera un chico.

Me han metido en un chat de madres y quiero arrancarme los ojos.

Y podríamos seguir con cientos de conversaciones: sobre disfraces hechos a mano, sobre la purpurina para las manualidades, sobre los deberes de ayer y los de anteayer, sobre si mi hijo tiene piojos o la gripe, sobre cual es la madre que se aburre más…

Y lo más gracioso es que yo todavía no tengo ni idea de para qué sirven Los Chats de las Madres (aparte de para inspirarme un post y para que pensemos que somos las únicas sin tiempo para nada) ¿Alguna pista?

Comments (43)

Los comentarios están cerrados.