La Fabulosa, ¿nace o se hace?

Ya tenemos claro lo que es ser Fabulosa y, si no es así, aquí la definición completa.

Ser Fabulosa es sacudirse la culpa, deshacerse de los estereotipos, saberse imperfecta y llevarlo maravillosamente, desmelenarse, buscar la felicidad, satisfacer tus necesidades y no siempre las de los demás, pegar un hostión en la mesa de vez en cuando, no dar explicaciones a quien no procede, y así podría seguir hasta la eternidad. Porque las cualidades de las Fabulosas son infinitas, gigantescas, demoledoras.

La Fabulosa, resumiendo, se quiere. MOGOLLÓN.

Ahora que tenemos el concepto claro, vayamos al siguiente punto: las Fabulosas, ¿nacemos o nos hacemos?

La duda surgió el sábado, en una reunión piscinera entre amigas recientes:

-Oye, que he cotilleado tu Facebook y tus coleguis son MUY Fabulosas.

-Sí, y no lo eran tanto, pero la vida las ha pegado un buen meneíto y ahí están, Fabulosas perdidas.

Me quedé yo meditabunda tras esa afirmación. Pensé en la que me lo contaba (que si es más divina, la palma), en mis amigas, en mí misma, en tantas mujeres que, ante la disyuntiva de dejarse llevar o tomar las riendas de su vida, eligieron lo segundo. Se tiraron de cabeza sobre las complicaciones, la opción menos cómoda, la lucha. Tras algún tiempo sumidas en una vorágine que no habían elegido, ahora son “Fabulosas perdidas”.

Formulé la pregunta en Instagram, a ver qué opinabais,  y la respuesta fue unánime: las hay que nacen Fabulosas y lo saben desde siempre, las hay que se enteran tarde. A otras hay que agarrarlas de la solapa y zarandearlas de lo lindo, a ver si espabilan. Pero siempre puedes hacerte Fabulosa. NUNCA ES TARDE. Es más, cuanto mayor eres, más Fabulosa te sientes, O DEBERÍAS.

Quizás estás leyendo esto y pienses “Yo, de Fabulosa, NADA”. Pues para ti este artículo, querida, porque las otras ya están en ello. Tenlo claro, hay que esforzarse: el Fabulosismo no cae del cielo. Es necesario buscarlo y, a veces, te lo pone difícil, el muy cabrón. Se esconde tras toneladas de trabajo, de preocupaciones, de decepciones, de hostias a tu autoestima, de un agotamiento tan grande que no te deja espacio mental para mirarte y, sobre todo, PARA VERTE. ¿Cuántas veces has pensado “Mira que esta tía es Fabulosa, tan lista, tan mona, tan capaz”? Y ¿cuándo fue la última vez que pensaste lo mismo de la que ves en el espejo?

PUES ESO. Al tajo, bonita.

Porque la edad conlleva putadas tales como la flaccidez, pero debería aportarte una dosis de pasotismo maravilloso. La experiencia, los tropezones con las mismas piedras, una, dos, y quinientas diez veces acaban enseñándote que, como no te cuides tú, lo llevas clarinete, chata. Que nada es TAN grave. Esto va, no de aptitud, sino de ACTITUD. Va de recordar que EXISTES, QUE ERES IMPORTANTE, que hay que currarse la chispa de la vida porque la que venía de serie se acabó hace tiempo. Que tienes que hacer cosas por primera vez y que cada día te espera la ilusión por algo que solo tú puedes imaginar. Algunas ideas (por si andas escasa):

  • Píntate los morros de rojo, disimulan las ojeras (te lo digo yo).
  • Cómprate ese perfume que te encanta, que te da ganas de comerte a ti misma.
  • Escucha aquella canción de tus dieciocho, que te recuerda que volverás a bailar como las locas, cuando tú así lo decidas.
  • Baila como las locas.
  • Vete al cine, sola o acompañada, qué más da.
  • Cómete ese helado que te gusta.
  • Date una ducha larga, con ese jabón que huele a gloria.
  • Cómprate unas bragas preciosas, tu toto bien lo vale.
  • Camina mucho, piensa en ti mientras lo haces. En nadie más. EN. NADIE. MÁS.

Para bien o para mal, el sentirte ser Fabulosa depende de ti, querida mía. Así que empieza ya. HOY.

Recuerda que “Algún día” no es un día de la semana, que la vida es de los valientes y que más vale arrepentirse de lo hecho.

Ya me cuentas.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo con otras majaras!



La Fabulosa, ¿nace o se hace?

Gracias por tanto, “Sexo en Nueva York”

La Fabulosa, ¿nace o se hace?

Padres pasotas, niños maleducados.

Newer post

Hay 23 comentarios

  1. Marta

    Ay amigui… He llorado, Sol! No te digo más!!
    Eso sí, ahora mismo pienso irme al baño a pintarme los morros de rojo y repetirme unas cuantas veces: “Soy Fabulosa”
    Un beso y mil gracias!!!

  2. paveliuri

    Gracias!!!! Me has alegrado el día después de un finde de bajón. Efectivamente, soy fabulosa, aunque a veces me cueste verlo.

  3. Raquel

    Nacemos FABULOSAS y en algún momento se nos olvida…pero no pasa nada, alguien nos lo recuerda y empieza la FABULOSIDAD.
    Y doy fé que los labios rojos son lo más y te cambian la perspectiva del día!!! Gracias Chanel…jajaja
    Nuestra sonrisa de cada mañana es la mejor actitud para comerte el mundo!!!
    Gracias Sol, tal vez seas quien me lo recuerda…cienes y cienes de besos
    Feliz semana!!

  4. Sofi

    Soy fabulosa! Y cuando se me olvida… por suerte tengo tu blog para releerlo y recordarlo!!! Eres una crack!

  5. Erick

    Fíjate que soy hombre de 42, pero chica en todo lo que dices me siento identificado. Y si, fabuloso me siento y me hago cada día más…
    Aunque vaya de chicas yo me tomo por derecho la inteligencia y tu de eso sabes mucho. Así que yo a callar y aprender de tus reflexiones.
    Ala un besazo que estas divina y fabulosa.

  6. Beatriz

    Como acabo de leer en uno de los comentarios, TODAS nacemos fabulosas pero a veces se nos olvida. Es en ese momento en el que algo (o alguien, peor todavía) nos hace olvidarlo, nuestro FABULOSISMO renace con más fuerza, tanto que, efectivamente, vas y te pintas los labios de rojo, te plantas un taconazo, te sueltas el pelo y te vas a comprar un body de encaje negro PA TU CUERPO. Gracias por tanto, Sol!!

  7. Ruthy

    Sol,te sigo desde hace poco y es verdad, a veces no vemos lo fabulosas que somos o que eramos, a mi me lo acabas de recordar, ya se me cayo la venda! Eres FABULOSISIMA!!!!

  8. MAR

    Pa fabulosas tú y tu Sofía, q por cierto para las que estás alturas no sepáis quien es “Sofia” ya estáis tardando en comprar la novela. Jamia estoy de acuerdo contigo lo de ser fabulosa nos lo debemos de repetir todos los días porqué sino nos lo decimos nosotras….es obligatorio chicas!!!!. Mil besoss querida.

  9. Carla Mila

    Yo creo que nace con actitudes, y las desarrolla a lo largo de la vida.
    Pero también puede ser que las cultive tanto que consiga ser una verdadera FABULOSA.
    Interesante artículo.
    Mil gracias por compartir.
    Saludos

  10. Ana

    Ay Sol, cómo me gusta leerte! Yo no suelo decir fabulosa, sino DIOSA DEL UNIVERSO. Lo mismo estoy un pelín subidita, pero me va bien pa mantenerme a flote entre tanta preocupación y tanto estrés. De vez en cuando me recuerdo que soy una Diosa y a tirar palante! Besos guapa.

    1. lasclavesdesol

      Diosa total, Fabulosa, Señora de los mares y la tierra. LO QUE SEA.

Los comentarios están cerrados.