9 cosas que solo entendemos las madres

Los viajes largos en avión (sola) son lo más maravilloso del planeta: lo que antes era un coñazo supino es la oportunidad perfecta para leerte una revista de principio a fin sin interrupciones, para escuchar musica con los ojos cerrados, para mirar al infinito, o sea, al asiento de delante sin pensar EN NADA, descerebrada perdida. Ya no hablemos de los transoceánicos, donde te zampas tres pelis seguidas. Es que ni siquiera te pueden llamar por teléfono. Que viva el aislamiento absoluto.

El madrugón es bien. Te levantas antes que tus hijos para tener diez minutos de silencio mental mientras ingieres el café con leche, el Cola Cao en mi caso. Quién no tenga criaturas pensará que un cafe no es pa tanto, con lo que molan esos diez minutos en la cama ganduleando. Vosotras no sabéis que las papilas gustativas también se estresan y ya te digo yo que ni el café ni el chocolate saben igual cuando lo aderezas con los gritos de tus vástagos o la leche derramada por la mesa.

Temes a la lluvia más que a una vara verde. Sí, ya sé que los hijos de las guays de Instagram, cuando no se puede salir de casa, hacen dibujos preciosos de su armoniosa familia. Los míos, en cambio, parecen cabras desquiciadas en fase de celo. Se hostian, gritan, ni ellos se soportan a sí mismos, cómo les voy a soportar yo.

El cine no es para ver pelis, sino para echar la siesta. Y os preguntaréis si no hay lugares más cómodos y baratos para el sueño que una miserable butaca. Pues mira, a veces lo mejor es enemigo de lo bueno. Más me gustaría a mí que tirarme en mi sofá para estos menesteres, pero allí no hay manera de ensimismar a las criaturas. Y en el cine están tan callados y quietecitos…

Amas a tus padres mucho más que antes, porque ahora se quedan con los nietos y esa es tu única oportunidad de morir en el sofá sin hora límite. Porque no aprovechas esos días para salir como las locas, NO. Lo único que quieres es amortizar tu cuenta de Netflix como si no hubiera un mañana, dormir sin orden ni concierto. Comer si te apetece, cuanto te apetezca. Nada de comidas equilibradas: bollos, queso, chocolate.

Lo que se puede disfrutar cruzando un semáforo de peatones en rojo no es ni medio normal. Porque lo de esperar diez minutos para cruzar sin que haya pasado un puto coche desde que la lucecita se ha puesto colorada es un desafío para los que no somos precisamente pacientes. Y caminas sola por la calle y TOMA, TOMA, TOMA, disco rojo va, disco rojo viene.

Sales con tus amigas a cenar y te quieres morir si se sienta un niño tocapelotas en la mesa de al lado. Antes te pasaba, pero ahora mucho más. Porque para dos horas que dejas de escuchar a los tuyos, lo último que quieres es que te reviente los tímpanos uno que ni te va, ni te viene.

Amas los lunes: sí, ya sé que esto es de mala madre total, pero es lo que hay. Los lunes después de un puente son la hostia. Los que siguen a un puente lluvioso son lo más parecido a un multiorgasmo. Ahí estás tú, amando locamente tu jornada laboral, tan relajada y agradable. Quién te ha visto y quién te ve.

Salir de casa. Me refiero a salir de casa tú sola. Lo que con ellos supone una hora, lo apañas en diez minutos. Nada de pipís de última hora, de no encuentro mi juguete favorito, de justo ahora me he tirado el zumo por encima. Te vistes, coges el bolso y Ciao, Bacalao.

Y el resto de majaronerías que solo entendemos nosotras las escribo en otro post, que estoy sin niños y me llama el sofá.

 

¿Te ha gustado? ¡Compártelo con otras majaras!



9 cosas que solo entendemos las madres

Oda al inventor de los campamentos de verano

9 cosas que solo entendemos las madres

175 gilipolleces que me hacen inmensamente feliz

Newer post

Hay 7 comentarios

  1. Cristina

    Lo de los días de lluvia, tal cual. Lo más cojonudo es que miras Instagram para recrearte aún más en las manualidades de los hijos de las guays cuando en la habitación de al lado los tuyos dan pol saco a todo tren.
    Gracias de nuevo, Sol 😘

  2. Begoña

    Tengo que añadir que para mí el momento más multiorgásmico del día son las 22h cuando a pesar de no valer una mi… hay una fuerza paranormal que por el solo hecho de no escuchar a nadie pelearse ni matarse ni llamarme sin cesar… me revitaliza y no me dormiría jamás, porque no quiero que ese momento acabe nunca!
    Gracias por estos buenos ratos en ese momento mío zen
    Besos, eres la leche!!! Me encantas!

  3. M Jose

    ¡ Y que gran verdad! El mio no hace manualidades ni aunque a cambio le den un premio… el día aue llueve o no se puede salir, es mortal para él y por ende para mi.

  4. Rocío

    Yo a veces me tomo el café sentada en la escalera para que no me veas y poder tomármelo de una vez, y no levantándome 20 veces. Y lo del restaurante con amiga tal cual. Un saludo

  5. Marian

    BWAJAJAJAJA!! Entiendo esas 9 cosas ¡ANDA QUE NO! Y fingir que duermo los findes para que deje mi cerebro ponerse en marcha antes de poner un pie en el suelo y en cuanto sale de mi habitación mirar mis redes sociales EN SILENCIO y con toda mi atención puesta en la pantallita… MARAVILLOSO!!! Y ¿ver una canguro potencial en cada niña adolescente que le presta atencion en la piscina? En plan acosadora estoy!!

  6. Mamen

    Como me siento de identificada !!
    Yo soy madre de dos criaturitas, no las he parido yo pero eso es lo único que me ha faltado …vamos que soy la madastra y reivindico el papel de las madrastras buenas!! Me encantaría que nos dedicaras un post Sol. ..
    Mi pareja tiene la custodia total de los peques y la que los parió los ve cada 15 días un finde y pasa una mínima pensión. …..qué bonito y qué fácil es llamarse madre!! La que vive y briega con ellos soy yo …los adoro pero me agotannnnnnn
    Qué vivan las madres que no parimos !!!!!!!! Olé olé y oleeee por nosotras

    1. Glòria

      Estoy como tú Mamen!!! Soy madre postiza!!!! Me he comido los piojos que ha traído mi pseudo – vástago, lo he vuelto al redil nutricional después de sus vacaciones de barra libre de hamburguesas con su madre, chupo partidos los sábados como la que más, lo domestico para que no se coma las uñas y que no sea un gañán de la vida… Así que cuando el lunes volví al curro, después de 15 días de camping, quería besar a mi jefe y todo! Vivan las madres postizas!!!

Publicar un comentario