Reflexiones de una majara

Mujeres libres: concepto y características.

Mujeres libres: concepto y características.

Crecemos con el lastre de unas creencias limitantes que nos convierten en la mitad de lo que realmente somos. Los “Tengo que” y los “Debería” nos aplastan y no nos dejan ver más allá de nuestras narices. Vivimos ignorando que la capacidad de elegir, el poder y todos los recursos para conseguir lo que queremos está en nosotras. Pero para eso necesitamos saber qué es lo que realmente deseamos, más allá de lo que otros esperan de nosotras, de lo válidas que nos sentimos cuando otros nos necesitan. Y venga a esforzarme, porque cuanto más hago, más valgo. Vaya una mierda ancestral, amigas.

Sin darnos cuenta, nos consolamos afirmando que todas viven así, sacrificándose por el prójimo y a veces ni eso: sacrificio sin ningún tipo de objetivo ni sentido. Bien de penitencia porque alguien, en algún momento, se inventó que solo así ganaríamos el reino del los cielos, llámale reconocimiento, llámale amor de otros, llámale yo sigo en mi rueda de hámster ignorando que a mi alrededor hay un mundo fabuloso que no disfrutaré jamás de los jamases porque no me lo merezco. Y punto.

Pero no todas viven así, os lo prometo. En los últimos tiempos he conocido a varias mujeres libres, que se levantan cada mañana con el firme propósito de disfrutar, de hacerse la vida más fácil y de proporcionarse todo lo que les gusta en la medida de lo posible. Ando en la labor de detectar todo lo que tienen en común estas señoras extraordinarias y felices. De momento, he descubierto que no se esfuerzan en madrugar si no es absolutamente necesario. Hace un par de días, una de ellas me decía que se ponía el despertador a las diez de la mañana. Lo has leído y te ha chocado: confiesa, lectora. Te han sobrevolado por un momento palabras que tienen que ver con la vagancia, con todo lo que TIENE QUE SER. Quizás, también, has sentido un poco de envidia y, en el mejor de los casos, te has preguntado si a ti también te gustaría levantarte más tarde de lo que lo haces. El súmmum sería, entonces, preguntarnos si es posible y cuál es el plan para conseguirlo.

La segunda cosa que tienen en común las mujeres libres es su pareja: una con la que, después de muchos años de relación, se divierten, se respetan, se quieren, se reconocen y se aceptan. Que suponen un cincuenta por ciento en todo lo que supone la vida en común: hijos, casa, recados. Qué suerte, dirán algunas. Qué buena decisión, más bien. Nadie eligió a esos maridos por ellas. No se dejaron llevar por las carencias que estos iban a rellenar, ni se quedaron con el primero que tuvo a bien salir con ellas.

La tercera coincidencia es una habilidad natural para organizarse y tener toda la ayuda posible, ya sea en el trabajo o en casa. Todo lo delegable, se delega. Organización al máximo para complicarme lo mínimo. No hagamos lo fácil difícil, no tiene más mérito.

La cuarta, tangible a más no poder: un poder adquisitivo estupendo. “Ah, bueno, así cualquiera” diréis. Error. Esa pasta es causa, no consecuencia. Por experiencia os digo que una de las creencias más extendidas y jodidas entre las mujeres es la incapacidad de generar x cantidades. Si somos empleadas cobramos menos, pedimos menos aumentos y nos conformamos más. Ante una oferta de trabajo, si no cumplimos nueve de los requisitos, ni se nos ocurre aplicar. A ellos no les pasa, os lo aseguro. 

Trabajan en sectores que les encantan, algunas en tecnología, algunas en temas artísticos, algunas son emprendedoras. Todas han convertido su talento en su profesión. Todas, de nuevo, decidieron.

La quinta, consecuencia de algunas de las anteriores y de la firme voluntad de rodearse de belleza: tienen unas casas preciosas, cómodas, cuidadas hasta el último detalle. Quieren estar a gusto y el hogar es un elemento importante, indispensable diría yo. Curiosamente, todas las que conozco, tienen chimenea. Por algo será. Porque les encanta, seguramente.

La sexta, producto también de ese respeto hacia una mista, de un autoamor sano hasta decir basta es el ejercicio físico regular. Tías que, llegados los cincuenta, están en forma. Lógico: el exterior no es más que un reflejo del interior. No hay pereza cuando una se mueve por la motivación adecuada, cuando el objetivo te importa de verdad, cuando no hay distracciones que te apartan de tu centro.

Se dedican tiempo a sí mismas. Se miran, se escuchan. Curiosamente (o no) también tienen una especial habilidad a la hora de ver y escuchar a su entorno. Cuidan su alimentación, leen mucho, van al cine. Han elegido la vida que tienen y la exprimen, claro, ahí está el truco: anclarse a un aquí y a un ahora que te importa es mucho más sencillo que hacerlo cuando tu presente es una simple inercia.

Tienen una vida social activa, les gusta recibir a sus amigos en esas casas estupendas y acogedoras. Son personas alegres, relativizan. Cuando se podía, y volverán a hacerlo, hacían viajes estupendos. Tienen amigos por todo el mundo y los cuidan, porque saben que la amistad es un trabajo: maravilloso, por cierto.

Convierten los problemas en retos y se esfuerzan en buscar soluciones, sin regodearse en las desgracias que sufren porque son humanas. Son generosas, seguramente porque su ausencia de maraña mental les permite ver con claridad qué es lo que pasa alrededor y cómo pueden mejorarlo.

Son inspiración, para la que escribe y para cualquiera que quiera, también, ser tan libre como ellas. Ojalá lo consigamos.

 

 

 

 

Comments (9)

  • Cristina Angulo

    Sencillamente extraordinario. Inspirador y motivador. Desde que te he conocido sigo en mi labor de hacer que mi vida real e ideal sean la misma, cada vez más convencida de que sí, se puede. Gracias.

  • Yo me veo muy identificada en este artículo. Cuando cumplí treinta no quise celebrarlo por que mi vida era un caos. Ahora que voy a cumplir sesenta lo voy a celebrar a tope. Amo mi vida por que me amo a mi. Y por cierto, elijo no tener pareja, pero si gente para disfrutar de miles de experiencias, pero sobre todo me he elegido y me pertenezco. Me encanta leerte y verte. Gracias. Marisa

  • María Esther de la Calle

    ¿Y no podrías compartir con nosotras quienes son esas mujeres libres que has conocido para que nos sirvan de inspiración igual que tú? Quizás si están en Instagram podamos seguirlas y aprender de ellas.

  • María+José+Parra

    Que maravillosa realidado saber que esas mujeres existen y yo también puedo ser una de ellas por elección propia. Erróneamente uno cree que estas mujeres son ficción y siempre les busca donde puede estar eso no tan perfecto que no es más que una excusa para una misma quedarse donde está y no avanzar.
    Puedo decir con certeza que voy bien encaminada. Gracias Sol por ser tan inspiradora.

  • sabes? muchas de las razones que das ya las estoy aplicando y ello gracias a mujeres como tu y como yo,por qué no, a mi a mi amor propio. Eres un sol, Sol Aguirre

  • Como dice otra lectora, era el día para leerte!!! Necesito saber que quiero realmente en mi vida y pues, es eso … ser libre sin limitaciones y esas limitaciones están en mi cabeza, en mi mente … hace poco te encontré todo en consecuencia de querer querer un poco más mi melena rizada .. llegue a ti por @camposcurly y se lo agradezco infinitamente!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a mi newsletter y recibe un aviso con las nuevas publicaciones.


Sol Aguirre · 43679559Y · Fernando VI, 11, 2ºC Madrid 28004 · Diseño tactic [studio]

Tarjetas de crédito aceptadas
Carrito de la compra
Aún no agregaste productos.
Seguir viendo
0