Skip to main content
Reflexiones de una majara

SÍ, yo también lloro.

SÍ, yo también lloro.

SÍ, yo también lloro

YO SOY…

Muy práctica y normalmente, resolutiva. Dicen que soy lista (…?????) y que poseo inteligencia emocional (sea lo que sea eso). Soy una tía segura de mí misma, independiente, valiente. Adoro el silencio, detesto los gritos. Me gusta estar sola y dormir sola.

Y a veces, quiero compañía.

Me expreso con claridad, cuando hablo y cuando escribo.

Y a veces, me quedo sin palabras.

Tengo claro lo que no quiero y también lo que quiero. A mis 42 palos empiezo a conocer mis límites y a veces hasta los protejo de quienes los intentan traspasar. Adoro a mis amigos, tolero a mis conocidos, el resto me da igual.

Y a veces, me hacen daño.

Puedo con todo, o sea, con todo lo que puedo, NO CON MÁS.

Y a veces, ni con eso.

Intento aprender de mis errores y no tropezar dos veces con la misma piedra, aunque a veces son tres, cuatro o dieciséis los tropezones. Si no me gusta donde acaba un camino, no lo empiezo. Si no me apetece quedar contigo, no quedo. Si me sienta mal una comida, no la como. Tomo las decisiones que sean necesarias (muchas dolorosas) para llegar a lo que yo entiendo como felicidad.

Y muchas veces, me equivoco.

Me quiero. MOGOLLÓN.

Pero a veces, no tanto.

No me gusta molestar ni que me molesten. No soy de pedir favores frecuentemente, así que no me los pidas a menudo. Respeto tu espacio y, por favor, respeta el mío. No me conmueven TODAS las causas del planeta. No me importa TODO. Me aburren las demagogias, las cursiladas, las expresiones de amor sin sentido (para mí, ojo).

Y, a veces, quiero un abrazo.

Unos días no soporto a mis hijos, la rutina, los madrugones, el ruido, cocinar, planchar, fregar, no pasar un domingo en el sofá.

Y cada día los quiero más.

Olvido a algunos hombres y NUNCA olvidaré a otros. No soy amante del amor, no busco mi otra mitad.

Pero a veces, me enamoro.

Y muchos días…

Me emociono, me hundo, disfruto, me desespero, sufro, río, me apasiono, me agobio, me enfado, me mariposea el estómago, me preocupo, me asusto,  y hasta lloro (de tristeza, de rabia, de amor, de alegría).

SÍ, YO TAMBIÉN LLORO.

Comments (14)

Los comentarios están cerrados.