Skip to main content
Reflexiones de una majara

Super Mujeres, Super Madres y otras criaturas extraterrestres.

Super Mujeres, Super Madres y otras criaturas extraterrestres.

Frita me tiene el tema, amiguis: FRITA. Este no va a ser un artículo de los que dan risa, aviso.

No sé qué narices pasa que, de un tiempo a esta parte, la moda de las Super Mujeres me azota por doquier. Abro una revista y una tal Tory Burch cuenta que se levanta a las 5.45, pasa todo el día trabajando, a las siete de la tarde su labor favorita es hacer los deberes con su hijo, come cada día ensalada griega y bebe agua de coco, duerme cinco horas y se siente FE-NO-ME-NAL.

Tory, chata, NO-ME-JO-DAS.

Miro Instagram y una famosa nacional, perfectamente maquillada y peinada, vestida con el mismo jersey que lleva su hijo, se queja de que se acabe la Semana Blanca, cuando el resto de la humanidad está con los pelos de punta por la misma razón.

Ya he hablado de las Madres Perfectas, no voy a repetirme. O sí. No me las creo. Ya está.

Pero hablamos de otra cosa: de un concepto, de un movimiento, de una creación más del Patriarcado, amigas. Porque no nos engañemos: encargarte de los niños, currar a tiempo completo y seguir viva no es un Superheroísmo, es una Superpringada de cojones. Y es que nos han vendido una moto que tela marinera. Qué bien les va a muchos hacernos creer que esa es nuestra labor y que, al cumplirla, nos convertimos en unos seres tocados por una vara divina, en unas Supermujeres, en las mejores madres de la galaxia, merecedoras de aplausos incluso.

Estudia, trabaja, sé madre.

Y pon lavadoras, ten la casa como un muestrario de Ikea, el finde no te apalanques en el sofá, so cochina. Sal a pasear con las criaturas, sonríe, sé feliz. Ah, y ni se te ocurra quejarte, que toda la vida las mujeres lo han hecho y aquí nadie ha dicho ni mú. Porque nosotras podemos con TODO. Si encima llevas un outfit ideal, los pelos sin rastros de raíces y las uñas estupendas, ya eres LO MÁS DE LO MÁS. Digna de admiración, pero A LO LOCO.

Estoy hasta la mismísima seta del TÚ PUEDES CON TODO.

¿Y qué coño es PODER CON TODO? ¿Será no morir? ¿Será no abandonar a tus hijos y/o mandar a tomar por culo el trabajo? ¿Será no acabar en un psiquiátrico? Por favor, que alguien me lo aclare, porque yo ya no lo sé.

Me niego a entrar en el juego. No, chicas, andar todo el día con ojeras de Panda, no dormir lo suficiente, vivir arrastrándote y derrapando, echándote de menos, llegando a casa reventada y ponerte a cocinar, sin descansar más que unos pocos minutos cuando acuestas a las criaturas, depilándote las patas de una en una… Eso, querida, eso no es PODER CON TODO. Eso es malvivir, por mucho que nos joda reconocerlo.

Para serlo todo, hemos dejado de ser nosotras. Dormir 5 horas no es lo deseable, Trabajar 16 horas no es razón para sentirse orgullosa. No somos mejores personas por cargar con todo. Eso no nos convierte en mujeres biónicas, sino en mujeres agotadas. Aprobadas socialmente, eso sí. Y si no que se lo cuenten a Samanta Villar, la que le ha caído por soltar el pico.

Algunas de vosotras me mandáis mensajes contándome que un día os desplomasteis y llevas de baja seis meses. A otras les han diagnosticado una depresión. En el mejor de los casos los problemas se manifiestan en forma de bronquitis, herpes, ciáticas…

¿Y cual es la solución? Diréis vosotras. ¿Por qué nos cuentas todo esto? ¿Para jodernos aún más la vida? Pues amiguis, es que el primer paso para cualquier mejoría es darnos cuenta de que algo no va bien, y eso es lo que quería contar aquí. Sufrir no es NUNCA lo normal, aunque se haya convertido en lo común. Y ni siquiera darte cuenta de que estás sufriendo, ya es el colmo.

Lo primero será mirarnos y vernos; lo segundo, diagnosticar ese agotamiento que ya forma parte de nuestra piel; lo tercero, negarnos a formar parte de esa creencia tan autodestructiva: las Supermujeres no existen, al igual que no existen Spiderman ni el Capitán América.

No busquemos ser una de ellas, no aplaudamos a las que fingen serlo. No nos sintamos halagadas cuando alguien nos dice que lo somos.

Es mentira.    

Comments (23)

Los comentarios están cerrados.