Idris Elba (o el Empotrador Supremo)

Idris Elba

Sí, amigas, se me ha ido totalmente la pinza con este hombre. Me siento cual quinceañera. Hasta sueño con él. Os contaré cómo ha sido el proceso hasta llegar hasta este enamoramiento sin precedentes. Bueno, sin precedentes desde Jason Momoa. Y Ryan Gosling. Y Benedict Cumberbatch.

Antes de agosto, para mí Idris era un actor buenorro más. MUY buenorro.

Pero me fui a Nueva York.

Las calles neoyorquinas estaban empapeladas con el cartel de su última película. Ahí estaba él, con su metro noventa, con toda su negrura, con ese título “La Torre Oscura”.

Yo no podía parar de pensar en lo oscura que debe tener Idris su torre. Mis amigas y yo lamíamos los pósters  por doquier. Sí, pasamos de los cuarenta, Y QUÉ.

Nueva York se acabó y de allí me fui a mi isla querida, donde escribí un nuevo post sobre Empotradores en el que le declaraba mi amor absoluto a Idris.

Dos días después de publicar ese romántico texto, mi amigo Pedro me invita a una fiestecita discotequera en el lugar donde trabaja.

– Vente el domingo, que será el mejor día del verano.

– Uf, yo ya no salgo, pero, ¿por qué va a ser el mejor día, querido mío?

– PORQUE PINCHA IDRIS ELBA.

– Pero si este bigardo es un actor de Hollywood. Qué coño hace pinchando por los antros ibicencos. Me estás tomando el pelo, churri.

Me metí en Google, que resuelve todas las dudas del planeta.

Era verdad. HOSTIAS, HOSTIAS, HOSTIAAAAAAAAS.

Y allá que me fui yo, que me acuesto normalmente a las diez, pero que por una buena causa como esta me da igual empalmar tres días seguidos.

Amiguis, amiguis, AMIGUIIIIIIIIIIIIIS. Vi, con estos dos ojos,  cómo esa bestia parda pinchaba a la par que movía ese pedazo de cuerpo, europeo de primera generación porque sus padres son africanos. Ese cuerpo fibrado no es de gimnasio, NO. Es un cuerpo selvático, salvaje, enorme, duro, brillante. De los de correr junto a los leones y las jirafas.

UNA PUTA MARAVILLA.

No os podéis imaginar (o sí) la de barbaridades que se me ocurrían al contemplar semejante paisaje. Sufría de lo lindo porque no me había acompañado ninguna de mis amiguis asalvajadas. Esas con las que podía haber comentado cada detalle de la anatomía de Idris. Hasta dolor de barriga me entró. Así que decidí soltarle todo lo que llevaba dentro a Juan, un joven que me habían presentado hacía escasos minutos, y con el que habíamos tenido la típica charla de “Hola, qué tal. Cuánta gente. Qué bien todo. La la la”.

– Madre de Dios, qué bueno está este hombre y qué pedazo de cosa ha de tener ahí abajo.

Yo pensaba que el pobre se iba a desmayar. De hecho se fue durante unos minutos, supongo que a refrescarse y, al volver me dice :

– Bueno, tú estás generalizando.

– No.

– Hombre, porque sea negro…

– El guepardo es el animal más veloz del mundo y un señor africano de metro noventa tiene un pene glorioso. No es generalizar, ES UN HECHO EMPÍRICO.

– Algún guepardo lento habrá.

– Uno lesionado. Yo no veo a Idris lesionado, la verdad, así que… (Dije señalando con la cabeza al Dios de ébano que seguía meneando el body al ritmo del musicón).

Ahí el joven no pudo rebatirme, claro. La ciencia es la ciencia.

– Bueno, pues ve a decirle algo.

– Ni de coña, no soy nada rollo fan. Yo le observo, babeo, y con eso me basta.

Cuando Idris terminó de  deleitarnos con sus músicas y procedía a pirarse con la novia agarrada a su cintura cual si fuera un flotador (nena, Idris tiene para todas, no te estreses), Juan le paró y le comentó que yo era muy fan.

Sonreí, super digna.

A ver cómo le contaba yo al Supreme Empotrator que “Fan” no es la palabra, que es que yo escribo cochinadas y le había elegido como el tío más Empotrador de la galaxia. Así que me relajé e intenté oír lo que me decía pegadito a mi oreja, pero el puto techno lo impidió. Solo escuché un claro “Nice to meet you” mientras me daba esa mano de dos metros cuadrados. Yo respondí un “Nice to meet you too” absolutamente impropio de mí. De lo más correcto. Un asco.

Entonces Idris salió por la puerta y nunca sabremos si lo que me susurró fue algo como “Dejo a esta en el hotel y vengo a ponerte fina filipina”. Desde entonces vivo con la duda, el desasosiego y la ansiedad.

Voy a sobrellevar la distancia a base de ver compulsivamente “Luther”, serie en la que es el poli más listo de todo Londres y mañana mismo me zampo la peli que ha rodado con Kate Winslet. Sí, esa en la que se estrellan en avión y acaban solos en una montaña nevada. Con lo que a mí me gustan los Pirineos, PORDIOS, Idris.

Y esperaré pacientemente a que el próximo verano nos visite de nuevo. Para entonces me habré insertado un sonotone para no perder detalle de sus palabras y tendré ensayadísimo mi discurso en british sobre los Empotradores, sus características y el efecto que causan en mí y en mis amiguis lectoras.

See you soon, Idris.

 

¿Te ha gustado? ¡Compártelo con otras majaras!



Idris Elba (o el Empotrador Supremo)

Cómo intentar ser perfecta y morir en el intento.

Idris Elba (o el Empotrador Supremo)

El arte de rascarse el toto.

Newer post

Hay 10 comentarios

  1. Ana

    Hablando de lo maravilloso de lo exótico, propongo hacer un “colecciona y babea” con más individuos empotradores gloriosos…Yo dejo el mío, Martin -#ostiputaconlosindios- Sensmeier…you’re welcome darlingssssssssss XO

  2. Vanesa

    Madre mía del amor hermoso, a mi me pone muchísimo, tengo a mi marido mosqueado con el tema Idris, a mí además que lo moreno me pone lo más, hay una cantante de hip hop patrio que se llama el Chojin que tela marinera lo bueno que está, no digo más e id a echarle un ojo en Google…
    Hizo una serie dicumental sobre artes marciales hace un par de años en las que se preparaba para ser luchador de kick boxing y tela marinera como está Idris…yo que practico karate la he visto por curiosidad depirtiva y jesús que calores….

  3. Inma

    Jajajaja!!!! Me estoy leyendo tu post, con mi marido al lado y, de vez en cuando me oye reir por lo bajini…Me mira, le miro y le digo: ciencia, cariño, ciencia.
    Eres genial!!!!

  4. Neveradesoltera

    Michael Fassbender es mi empotrador supremo. Y el pelirrojo de Outlander (gracias!!!) y Cristian Bale en Batman…y American Psycho. Madre mia de mi vida…necesito marcha ya! te adoro Sol!

  5. Mayka

    Ayer viendo Pacifin Rim no dejaba de acordarme de tu lista de empotradores. Si señor. Muy buena película para ver empotradores aunque Idris solo salga en traje. Pero vemos los pectorales de Charlie Hunam por lo menos…
    Me parto de la risa. Los cuarentena revolucionan más hormonas que los 16!!

  6. Esther

    Ya supero los 40 y tantos…y ya pasé por ello. Os cuento. Andaba yo por los 30 trabajando en un hotel de categoría como animadora turística. Cada noche teníamos un show profesional, uno de ellos era un tributo a los Four Tops, 4 divos que cantaban de miedo, y con coreografía, sexy, sensual…yo en el camerino los veía, los olía y les atendía lo mejor posible. Al final del espectáculo les llenaba el escenario de mujeres ( alemanas, inglesas, francesas..ect ) y bailábamos, después de semejante show las mujeres subían con sólo tenderles la mano….es que eran espectaculares..la voz en directo, sólo la música grabada..un cocktel perfectamente estudiado y con la animadora perfecta ( yo misma ) Un éxito total…la sorpresa es que a final de temporada, octubre, uno de ellos me pide una cita ( el más guapo de todos ) y acepté..claro. Quedamos..el olor en principio me impresionó, si, es cierto lo que dicen…pero te acostumbras…bueno chicas..impresionante. Recuerdo que estuve paseándome con él por todo mi entorno…chuleando de ligue ( reconozco que he sido muy pero que muy ligona, que me los he tenido que quitar de encima muchas veces ). El sexo con él era brutal…lleno de sensualidad y lo bueno es que para los dos era la primera vez..ese color de piel conta piel, esa delicadeza..el muy grande, yo pequeña…buff..es la mejor conquista que he tenido..Ronny de Atlanta EEUU,. Así que si podeís os lo recomiendo. Y como lo tengo grabado el show ahora lo voy a escuchar. Un saludo

  7. Cristina

    Jajajajajajajajaja eres taaaaaaaaaaaaaaaaaaan bruta ¡¡ME ENCANTA!!! Y sí, este es un señor Empotrador como dios manda, pero, lo siento, Momoa sigue siendo mi empotrador number one.

    Eres la mejor!!

Publicar un comentario